Pedirlo a gritos

5.333
Pedirlo a gritos Después de que una camarera de un pequeño pueblo es agredida sexualmente después de una cita con una vieja amiga, se hace amiga de un misterioso extraño que la presenta a una pandilla de mujeres.

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Latino 15/08/2022 2.26 GB 14 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Schumacher

Documental Sin categoría
7.4

Schumacher Documental sobre el legendario piloto Michael Schumacher (Alemania, 1969), siete veces campeón del mundo de Fórmula 1. El film contiene grabaciones privadas de la familia de Schumacher, escenas de las carreras de F1 y numerosas entrevistas.

Riesgo bajo cero

Acción Aventura Drama Sin categoría Suspense
7.2

Riesgo bajo cero Una remota mina de diamantes ha colapsado dejando atrapados a un grupo de mineros en una región lejana y helada de Canadá. Como parte de un equipo contratado para rescatarlos, el experimentado conductor de una quitahielos emprende un rescate imposible, teniendo que luchar contra una carretera helada, contra las aguas que están descongelándose y contra una amenaza que no ve venir.

Cazando salvajes

Aventura Comedia Drama Sin categoría
7.8

Cazando salvajes Ricky es un rebelde chico de ciudad de doce años al que no encuentran hogar de acogida para él, salvo una granja en medio de la nada con una pareja; ella encantadora, él, arisco y solitario. Cuando comienza a sentirse a gusto, un problema imprevisto dará pie a una caza humana por el campo neozelandés.   Cazando salvajes Critica 196/13(22/10/16) Muy entretenida cinta de aventuras del neozelandés Taika Waititi, cineasta que me ía ganado para su causa con su anterior film “Lo que hacemos en las sombras” (2014), en esta no inventa nada con este relato con ecos a “UP” de Pixar, sobre un viejo cascarrabias que se ve unido a un chico inadaptado, pero todo lo desarrolla con mucho mimo y cariño, pero sin caer en sensiblerías baratas, con unos protagonistas entrañablemente delineados, matizados, una odisea que para el chico será el despertar y para el viejo misántropo será entender que es mejor no estar solo. Waititi (tiene cameo como predicador) hizo la adaptación de la popular novela del también neozelandés Barry Crump "Wild Pork and Watercress" (1986), el realizador hace notorio su origen literario en el modo en que divide el film en episodios, desde el "Capítulo 1 - Un huevo de malo de verdad", hasta el "Epílogo", filtrándola como una fábula con mucho humor, toques dramáticos, aventura, acción, en lo que resulta una encantadora travesía, que cuando acabas te dejará una mueca de sonrisa y disfrute. Gran parte del disfrute es culpa de dos actores en estado de gracia, el chico Julian Dennison y el tremendo y carismático Sam Neill, y entre los dos una chispeante química. Ricky Baker (Julian Dennison), es un chico de 13 años de ciudad, aficionado a la moda “gangsta”, fue abandonado por su madre y ahora es dejado los servicios de bienestar infantil, representados por la marcial Paula (Rachel House) y el manso Andy (Oscar Kightley), con una madre adoptiva Bella (Rima te Wiata) y su marido, el cascarrabias Hec (Sam Neill). Viven en medio de un ambiente rural, en las montañas, rodeados de bosques. Al principio Ricky no se adapta, pero cuando parece estar todo bien ocurre algo inesperado. También tendrá importancia en la historia la hermosa chica maorí Kahu (Tioreore Ngatai-Melbourne) y “Psycho Sam” (Rhys Darby), un paranoico conspiranoide. Un film disfrutable de principio a fin, con un ritmo fluido, con diálogos simpáticos y mordaces, con situaciones que mezclan con equilibrio el humor y la ternura (aunque en algún momento se le va la mano en la caricatura), una trama desenfadada que te habla de temas profundos, de calado sentimental, como la incomprensión e inadaptación social, en este caso de los dos protagonistas (Ricky y Hec), de la marginación que se les hace a los que son diferentes, pero lo hace de forma distendida, sin caer en lo maniqueo o lacrimógeno, aborda la tragedia con naturalidad y mucho sentido positivista, arrojando un halo de esperanza en la raza humana. El guión compone personajes secundarios bien trazados, con personalidad propia, evolucionado con recursos ingeniosos, como el montaje ágil, y transmitiendo un aura deliciosa de melancolía, ello gracias a la gran compenetración que desprenden estos dos conmovedores “fugitivos”, dos personas a la deriva que encuentran su mundo en medio de un supuesto hábitat hostil. Ello estructurado mediante momentos que combinan gags de todo tipo, desde el humor negro, al slapstick, al de equívocos, o al absurdo (sobre todo cuando hace acto de presencia “Psycho Sam”), aderezado con momentos de acción (la espectacular lucha contra el jabalí o la persecución final, con reminiscencias a “Tras el corazón verde y “sobre todo “Thelma & Louise”), con el gran grueso del metraje dedicado a la caza de las fuerzas estatales contra los inadaptados, caza que se convierte en una jocosa farsa, con goteo de personajes bufos fenomenales, como los cazarecompensas, “Psycho Sam”, los swat o el ejército, con el añadido del remanso del despertar a la madurez sexual que supone para Ricky de la hermosa Kuho, en una aparición cuasi-onírica montada a caballo. Una cinta que en su modo de ser realizada tiene ecos al estilo personal del texano Wes Anderson, ello se ve en el cuidado y mimo de las tomas. Sam Neill está fabuloso en su rudo y áspero Hec, ya desde su prodigiosa entrada en escena cargando a sus espaldas a un gran jabalí cazado, exhibiendo un arco de desarrollo sutil y muy bueno, un gruñón que deja entrever un corazón, pero sin caer en lo almibarado, un tipo con un gran carisma que inunda da la pantalla con un estupenda naturalidad. Julian Dennison como el inadaptado Ricky desborda encanto, ternura, con una vis cómica crepitante, con una evolución gradual que te llega, con una mirada limpia que deja entrever su inocencia y falta de cariño, curioso que siendo orondo no se acuda en momento a hacer chistes fáciles sobre su peso, posee una punzante química con Neill, entre los dos surgen momentos muy apreciables. Rima Te Wiata como la madre adoptiva Bella realiza un estimable trabajo, dotando de cariño y empatía a su rol. Rachel House como la asistente social Paula deja un muy fachoso personaje, exagerado, militarista (con su atuendo del ejército), marcial, prepotente, muy divertida, un rol que parece salido de un toon. Oscar Kightley como Andy, el compañero de Paula, es un gran complemento de inocentón manipulado por ella. Rhys Darby encarna a un demente paranoico “Psycho Sam”, lo hace de un modo delirante, un corto en si mismo su tramo, hilarante su alocada interpretación. Tioreore Ngatai-Melbourne como la encarnación del despertar sexual de Ricky resulta una delicia en su encanto nativo.

Locke

Drama Sin categoría Suspense
6.9

Locke Ivan Locke (Tom Hardy) es un hombre que ha trabajado duro para conseguir su objetivo: llevar una buena vida. Sin embargo, un día, inesperadamente, recibe una llamada que trastoca todo su mundo. Desde ese momento se enfrascará en una peligrosa huida contrarreloj.

Las apariencias

Sin categoría Suspense
6

Las apariencias Eve y Henri son un matrimonio francés viviendo en Viena. Eve, tras descubrir que su marido le es infiel, buscará venganza al tiempo que intentará mantener las apariencias en su entorno burgués de expatriados donde reinan la hipocresía y las mentiras.

Cuernos

Drama Fantasía Sin categoría Suspense Terror
6.2

Cuernos Merrin Williams está muerta. Ha muerto en extrañas circunstancias, y su novio Ignatius Perrish es el único sospechoso. En el primer aniversario de la muerte de Merrin, Ig se pasa la noche borracho y haciendo cosas espantosas. Cuando se despierta, tiene una resaca tremenda… y cuernos que le están naciendo en la cabeza. Ig posee un nuevo poder macabro que intenta usar para descubrir al monstruo que mató a su amor. Ser bueno y rezar no lo llevó a ningún sitio. Ahora llegó el momento de la venganza.   Cuernos Critica Horns es quizás una película única en la historia del cine. Pocas veces se recuerda una cinta que haya combinado tan bien una historia de amor, toques fantásticos, cierto terror, gore, drama, comedia negra y thriller policiaco con tanta pericia. El resultado es una película no solo entretenidísima, sino también brillante a muchos niveles y en muchos momentos. Es divertida (atención al tronchante momento de Ig en el médico y especialmente en el quirófano), tiene ritmo (la investigación cuasi detectivesca de Ig para averiguar quién mató a Merrin), resulta emotiva (atención a cuando Ig lee la carta de Merrin... quizás hasta demasiado emotiva) y sobre todo es original. No se parece a nada que se haya visto antes y eso siempre se agradece. Además, es conscientemente bizarra, freak y atrevida (ojo a la cantidad de escenas de sexo, tacos y desnudos que hay) y no sólo no se avergüenza de ello sino que lo convierte en puntos fuertes de su propuesta al espectador. Sin embargo, hay que reconocer que es una película irregular. Durante toda su primera hora, aunque entretiene, da la sensación de que le falta mala baba y mala leche y que un relato así pedía más sal en la herida a gritos, sobre todo siendo una película de Alexandre Aja, que siempre se ha caracterizado por esa mala baba, al menos en sus inicios. Digamos que se queda un poco a la mitad de lo que se esperaba de ella en cuanto a la utilización del humor negro. Y el final, con ese clímax tan indescriptible, es quizás demasiado. Demasiada ida de olla, vaya, aunque aun así resulta divertido y distinto a todo lo que se haya visto antes. Pero sobre todo lo que es Horns es la confirmación definitiva del talentazo de Daniel Radcliffe más allá de la saga Harry Potter. Dos años han pasado desde el final de la celebrada y exitosísima serie del mago juvenil y Radcliffe ha probado ya la comedia romántica (Amigos de más), el terror sobrenatural (La mujer de negro), el drama biográfico (Kill your darlings) y en todo ha salido victorioso. Lo que hace en Horns es quizás lo mejor de toda su carrera hasta el momento, porque no sólo consigue echarse la película a sus espaldas sin que nadie se acuerde de Harry ni un momento, sino que además está carismático, divertido, emotivo y tétrico según toca. No van a darle premios por esta interpretación, pero sin duda los merecería, o al menos merecería que se valorara y apreciara el enorme esfuerzo que ha hecho y el magnífico resultado que ha logrado. ¡Ah! Y no se olviden... Horns es principalmente una historia de amor. Salvaje y atípico, pero amor al fin y al cabo. Quedan avisados. Lo mejor: Daniel Radcliffe y la mezcla entre comedia negra, fantasía y romance. Lo peor: Le falta mala uva, sobre todo en su primera hora, y quizás le sobra algo de azúcar.