Shaft

6.5
Shaft Puede que JJ, también conocido como John Shaft Jr., sea un experto en ciberseguridad con una licenciatura en el MIT, pero para descubrir la verdad que se esconde tras la inesperada muerte de su mejor amigo necesita un tipo de ayuda que sólo su padre le puede proporcionar. Aunque ha estado ausente durante casi toda la infancia de JJ, John Shaft acepta ayudar a su hijo a investigar en las calles infestada de heroína de Harlem. Pese a que la placa del FBI que porta JJ contrasta con el estilo de "tipo duro" de su padre, no cabe duda de que son padre e hijo. Además, Shaft tiene sus propios motivos para colaborar con la investigación y algunos casos abiertos que desea solucionar por las buenas... o por las malas.   Shaft Critica Casi veinte años después del reinicio de las aventuras de Shaft con Samuel L. Jackson al frente, llega una secuela a través de Netflix que casi nadie esperaba, pero que siempre se recibe con ciertas expectativas dado su personaje principal. Esta vez el protagonismo recae sobre el hijo de Shaft, quien no tuvo contacto con su padre durante su infancia y adolescencia por una serie de cuestiones que iremos conociendo a lo largo del metraje. Al contrario que en la anterior entrega, esta cinta cae de lleno en la idea de la exageración a la hora de perfilar a los personajes. Tenemos a un Shaft mucho más bruto que en la película del año 2000, con el que pretenden generar un gran contraste frente a un hijo millennial que tiene todos y cada uno de los defectos de gran parte de esta generación de ofendidos profesionales, copitos de nieve y guerreros de la justicia social. Así pues, tenemos un padre que no se muerde la lengua usando determinadas expresiones, que es un ligón profesional, es duro y no se anda con chiquitas, frente a un hijo que no se despega de su teléfono móvil, es inclusivo en su lenguaje, abraza la multiculturalidad (los detalles más SJW se perciben con su repelente amiga) y pretende contentar a todo el mundo, no sea que alguien se ofenda. Con este choque en las formas de entender la vida tendrán padre e hijo que ponerse de acuerdo para resolver un caso. A partir de ahí, lo que nos encontramos son situaciones humorísticas entre ambos, principalmente dejando en evidencia a un hijo que a veces llega a saturar por su delicada forma de ser. Tenemos algunos momentos de acción más pobretones que los que sacó adelante el tristemente fallecido John Singleton en el 2000, que en líneas generales ofreció una película más compacta y entretenida en lo que a la acción se refería, aunque con menos humor del que hoy día vemos en casi todas las producciones palomiteras. Afortunadamente tenemos a Samuel L. Jackson en su línea, con un personaje con el que disfruta. La reincorporación de Richard Roundtree como el Shaft original también es un acierto que ya tenía el filme anterior, mostrando por tanto a las tres generaciones compartiendo apellido y repartiendo estopa en determinados momentos del filme. Me he entretenido y lo he pasado bien. Me ha gustado el choque generacional. Netflix no ha querido mojarse demasiado pretendiendo mostrar como a alguien puro y como modelo a seguir al hijo de Shaft, frente a un padre que muchos millennials considerarán pasado de rosca, ya que eso hubiera espantado a gran parte del público. Pero sigo echando en falta nuevos contenidos que se burlen descaradamente de la ola de corrección política que nos está tocando vivir. Y lo que nos queda, porque la Generación Z pinta mucho peor...

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
19/03/2020 19.73 GB 85 Descargar
19/03/2020 1.79 GB 283 Descargar
19/03/2020 2.08 GB 105 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Nunca, rara vez, a veces, siempre

Drama Sin categoría
7.2

Nunca, rara vez, a veces, siempre Autumn, una apática y callada adolescente, trabaja como cajera en un supermercado rural de Pennsylvania. Viéndose obligada a sobrellevar un embarazo accidental y sin alternativas viables para poder realizar un aborto en su propio estado, ella y su prima Skylar reúnen algo de dinero y se embarcan en un autobús rumbo a Nueva York. Con la dirección de una clínica apuntada en un papel y sin un lugar en el que pasar la noche, las dos chicas se adentran en una ciudad que desconocen.   Nunca, rara vez, a veces, siempre Critica La película es impactante y llega al clímax en el momento en que en el guión se menciona el título de la película. Ahí cobra sentido. Por lo demás la actriz principal está soberbia con su interpretación contenida. El guión y montajes son formidables también y la cinta te mantiene alerta durante todo su metraje. Mi único pero reside en la corrección política que inunda absolutamente todo: los hombres somos malos, malísimos y las mujeres son las víctimas incontestables. Un poquito de por favor...

Al viento

Comedia Drama Romance Sin categoría
4.7

Al viento Se graduó de una prestigiosa escuela secundaria en Varsovia y entró en medicina en Londres. Trabaja como monitor de kitesurf a la orilla del mar, gracias a lo cual combina ganar dinero y pasión. Se encontrarán en Hel. El insólito encanto del chico hace que la chica supere sus límites y se adentre en un mundo completamente desconocido del kitesurf, la música y la diversión. El sentimiento que surge entre ellos no agrada a su familia ni a sus amigos. ¿Es la relación de Ania y Michal lo suficientemente fuerte como para superar las adversidades y convertirse en algo más que un amor de vacaciones?

La Ex

Comedia Sin categoría Terror
5.52

La Ex Todos hemos tenido alguna antigua pareja que se resiste a aceptar que la relación ha terminado, pero lo que le ocurre a Max va un paso más allá: justo cuando empieza un romance con la encantadora Olivia, su difunta ex novia Evelyn vuelve de la tumba, dispuesta a pasar lo que le quede de “no vida” junto a él.

El último de los mohicanos

Acción Aventura Bélica Drama Historia Romance Sin categoría
7.3

El último de los mohicanos En 1757, a orillas del río Hudson, tropas francesas e inglesas luchan por el dominio de la región. Los ingleses reclutan a los granjeros asentados en esas tierras para formar un ejército capaz de enfrentarse a las tropas franco-indias. Hawkeye -Ojo de halcón- (Daniel Day-Lewis) es un hombre blanco adoptado por los indios mohicanos que vive con su padre (Russell Means) y su hermano Uncas (Eric Schweig). Tras rescatar de una emboscada de los hurones a Cora Munro (Madeleine Stowe) y a su hermana pequeña Alice (Jodhi May), hijas de un oficial británico, los tres deciden acompañarlas al fuerte inglés William Henry, que está siendo asediado por franceses y hurones. Allí les obligan a quedarse con un grupo de británicos que acaban de llegar de las colonias...   El último de los mohicanos Critica El último mohicano pertenece a ese reducido número de películas modernas que mantienen un sabor añejo reconocible en cada una de sus partes. Aventuras que muestran escenarios reales; un vestuario detallista en extremo; aparte, claro está, de una historia entretenida y fiable, logrando de esta manera tan simple una ambientación creíble, sazonada con unos personajes tan fidedignos como entrañables (extras incluídos). Si además le añadimos a la obra una de las mejores bandas sonoras de los noventa, un sonido de Oscar y unos concisos pero explicativos diálogos... pues nos queda un peliculón de quitarse el sombrero. No me negaréis que tiene mucho más mérito realizar esta empresa que otras del tipo Alejandro Magno, Troya o El reino de los cielos, por señalar tres de los ejemplos más hirientes que han abierto el nuevo siglo. Una de sus virtudes es que El último mohicano no es quien aparenta serlo. Otra, el haber contratado a Madeleine Stowe en la cima de su belleza. Destaco la hermosa secuencia final del desfiladero. Enterita. De principio a fin. Sé que es una estupidez, pero no pongo mi mano en el fuego porque Michael Mann no se inspirara para rodarla en la bellísima última escena de El padrino III. Son cosas mías. Recuerdo que en el cine me impresionó el encargado de otorgar matarile al estupendo indio malote, hurón para más señas y enorme en su papel de enemigo público number one. La brecha que tres años antes abriera en el cine Kevin Costner en su presentación humanista de los indios en Bailando con Lobos, la continúa notablemente aquí el amigo Mann: iroqueses, hurones, otawas, mohicanos, tomahawks... tribus olvidadas salvo en los libros de historia, al habernos acostumbrado la cabeza desde críos con cheyennes, apaches, pies negros y por supuesto, nuestros queridos sioux. Un peliculón con reminiscencias pre-Spielberg. PD. No puedo irme sin comentar una maldad que a la vez es una pregunta: ¿Alguno piensa como yo que el cutre Pierce Brosnam en la cutre El buho gris, intenta aproximarse a la impecable actuación de Daniel Day-Lewis en esta película, con pésimo resultado? Pregunto. Un saludo.

BigBug

Ciencia ficción Comedia Sin categoría
5.9

BigBug En el año 2045, la humanidad ha cedido la mayoría de las tareas a loa robots, incluso en la casa de la anticuada Alice. Cuando los robots se rebelan contra la humanidad, sus androides cierran las puertas de la casa y la encierran con todos los que están dentro, para protegerlos.

Tienes un e-mail

Comedia Romance Sin categoría
6.6

Tienes un e-mail Kathleen Kelly es la propietaria de una librería infantil, un verdadero tesoro cultural de uno de los barrios más esclusivos de Nueva York, y pasa largas noches aburridas junto a su novio Frank , un escritor frustrado que escribe columnas en el periódico. Lo único que apasiona a Kathleen es intercambiar mensajes de correo electrónico con un hombre del que sólo conoce su seudónimo.   Tienes un e-mail Critica A finales de los 90 Internet llegó a su nivel más alto a nivel usuario. Se convirtió en una auténtica fiebre; de las que llevan a la locura. Locura porque la mayoría de usuarios, el estar conectado era estar metidos en un chat. No le interesaba ninguna otra cosa que pudiese ofrecer tan útil herramienta. Aquí no importaba que mediante la red pudieses consultar tus cuentas bancarias, o mirar en qué calle está la farmacia de guardia más cercana a tu casa, o un millón de utilidades que se abría paso con los nuevos adelantos... aquí lo único que interesaba era el chat; nunca tuvo tanto trabajo la fábrica de cuernos como en aquella época... y quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra (ya sea como víctimas o como cómplices). El cine tenía que aprovechar el filón, tenía que sacar petróleo, debía de hacer una película en la que se tocase tan popular tema; ¡Una película en la que salga la palabra email, no me la pierdo!. Y se hizo cargo de ella un muy mediocre (cinematográficamente) Nora Ephron, contando con la colaboración de una pareja con mucha química como lo son Hanks y Ryan. El resultado final fue delicioso. Una comedia romántica de bastante calidad.