Nuestra pequeña Italia

6.6
Nuestra pequeña Italia Dos jóvenes deberán aprender a lidiar con su nueva relación de amor mientras sus familias compiten entre sí en una guerra por acaparar el mercado de los restaurantes de pizza.   Nuestra pequeña Italia Critica Para hacer una buena película es necesario disponer de una buena masa donde poner unos buenos ingredientes y siempre ligándolo con una buena salsa y si no es así, intentar que una vez la metamos en el horno se pulan algunos de sus defectos. En este caso diría que falla un poco todo y es que ni el guion ni los actores hacen tirar hacia delante esta película, que está más cerca de un telefilm de estos que nos invaden en canales tipo Hallmark. Hayden Christensen (La venganza de los Sith) y Emma Roberts (Somos los Miller) lo intentan pero no logran sacar adelante la historia que goza de una simpleza exagerada en la que se nota que no se ha puesto ni un ápice de alma en lograr un resultado satisfactorio. Lo más anecdótico de todo es ver que el director vuelve al tema de la pizza, ya que en los años 80 tuvo a sus órdenes a la tía de la protagonista en la película Mystic Pizza.

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
20/03/2020 1.63 GB 568 Descargar
20/03/2020 2.57 GB 197 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

El bosque de los suicidios

Misterio Sin categoría Suspense Terror
5.2

El bosque de los suicidios Sara es una chica estadounidense que busca a su hermana gemela desaparecida en el bosque Aokigahara, a los pies del Monte Fuji en Japón. A pesar de las advertencias de todo el mundo para que no entre en el bosque, la joven acaba yendo para descubrir la verdad sobre lo sucedido y averiguar el destino de su hermana. Sin embargo, se tendrá que enfrentar a almas atormentadas y muertos que se aprovechan de cualquier persona que vaga por ese bosque.

El sótano de Ma

Sin categoría Terror
5.8

El sótano de Ma Una mujer solitaria (Octavia Spencer) entabla amistad con un grupo de adolescentes y decide invitarles a una fiesta en su casa. Justo cuando el grupo de jóvenes piensa que su suerte no puede ir a mejor, una serie de extraños acontecimientos comienzan a suceder, poniendo en tela de juicio las intenciones de su nueva y misteriosa amiga.

La calle del terror (Parte 2): 1978

Misterio Sin categoría Terror
7.3

La calle del terror (Parte 2): 1978 En 1978, Camp Nightwing está dividido en campistas que vinieron del pueblo oprimido de Shadyside y consejeros que vinieron del próspero pueblo de Sunnyvale. Cuando los horrores del pasado de ambos pueblos cogen fuerza, estos dos grupos deberán unirse para resolver un misterio terrorífico.

Diario de una pasión

Drama Romance Sin categoría
7.9

Diario de una pasión En una residencia de ancianos, un hombre mayor (James Garner) lee a una mujer (Gena Rowlands) una historia de amor escrita en su viejo libro de notas. El libro cuenta la vida en los años 40 de Noah Calhoun (Ryan Gosling) y Allie Nelson (Rachel McAdams), dos jóvenes adolescentes de Carolina del Norte que, a pesar de vivir en dos ambientes sociales muy diferentes, pasaron un verano idílico juntos y profundamente enamorados, antes de ser separados, primero por sus padres, y más tarde por la Segunda Guerra Mundial.

Stargate: El contínuo

Aventura Ciencia ficción Película de TV Sin categoría
7.1

Stargate: El contínuo Mientras que el SG-1 participa en la ejecución de Baal, el último de los Señores del Sistema Goa'uld, Teal'c y Vala desaparecen inexplicablemente en el aire. Carter, Daniel y Mitchell corren de regreso a un mundo en el que ha cambiado la historia: el programa Stargate ha sido borrado de la línea de tiempo. A medida que tratan de convencer a las autoridades de lo que ha pasado, llega a la órbita una flota de naves nodrizas Goa'uld dirigida por Baal, su reina, Qetesh (Vala), y su primado, Teal'c. El SG-1 debe encontrar el Stargate y arreglar las cosas antes de que el mundo sea esclavizado por los Goa'uld.

Lady Macbeth

Drama Sin categoría
6.5

Lady Macbeth La Inglaterra rural de 1865. Katherine (Florence Pugh) vive angustiada por culpa de su matrimonio con un hombre amargado al que no quiere y que le dobla la edad, y de su fría y despiadada familia. Cuando se embarca en un apasionado idilio con un joven trabajador de la finca de su marido, en su interior se desata una fuerza tan poderosa que nada le impedirá intentar conseguir lo que desea.   Lady Macbeth Critica Resulta irritante visionar un relato de pasiones desbocadas y de lujuria irrefrenable tan encorsetado e inanimado como éste. Apela a la libertad de los sentidos, reivindica el amor y la espontaneidad individual pero sucumbe a la artificiosidad de postal ajada, se pierde entre vericuetos de la carne y una lascivia tan sin gracia ni frenesí que produce vergüenza ajena ver los coitos desaforados entre dos seres carentes de interés y sustancia, puro artificio fallero que pareciera más una cinta de adolescentes en celo que no una película seria con aspiraciones de trascendencia. Fondo y forma transitan sendas reñidas que no se entrecruzan jamás. La supuesta turbiedad libidinosa se queda en mero simulacro exánime, más atento a rematar los encuadres preciosistas que a desentrañar el meollo de la historia. El punto de partida es interesante, pero apenas ofrece nada de lo que promete. La supuesta claustrofobia resulta tan impostada y falaz que apenas trasciende el decorado que la enmarca. Y los actores son incapaces de insuflar vida a unos personajes tan planos y tópicos que producen hartazgo y modorra en el espectador más predispuesto. No hay química alguna entre los supuestos amantes, sus cópulas lujuriosas resultan risibles y sus reacciones enloquecidas apenas alcanzan la banalidad más trillada. Son tracas de pólvora mojada sin erotismo ni sensualidad, más deshonestas que veraces, puro acartonamiento mañoso. Alberga buenas intenciones de denuncia (la sumisión de la mujer, el desprecio racista) pero se queda en un catálogo voluntarioso y fallido que tropieza a cada paso. Carece de ritmo y armonía, las secuencias van encadenadas sin gracia ni expresividad, demasiado aisladas e inconexas, retablos brillantes e inanimados que se suceden sin una lógica o coherencia narrativa digna de tal nombre y no consiguen configurar una historia bien articulada. Pese a sus muchas carencias, también posee algunas virtudes: la vistosa recreación de la época victoriana en que se desarrolla la acción, la acertada representación de crueldades y desprecios hacia la mujer – aunque sea tu propia esposa o nuera – y hacia la servidumbre, una hermosa utilización de la luz y de las tinieblas tanto internas como externas, la ominosa sensación de desvalimiento y opresión carcelaria en la Inglaterra rural en que se desarrolla el libidinoso cuento nada ejemplar. Pero sus buenos hallazgos parciales son una carpintería afanosa que apenas exhala una simple corrección epidérmica. En resumen: una decepción. Tanto más desilusionante en cuanto que pareciera contar con los mimbres adecuados para urdir un filme palpitante y conmovedor, pero se queda lejos de sus intenciones y no sobrepasa el tozudo cliché del cine pomposo que se jacta de su importancia en vez de abordar con más modestia y sencillez su cometido.