Historias de miedo para contar en la oscuridad

6.3
Historias de miedo para contar en la oscuridad Mill Valley, Pennsylvania, noche de Halloween, 1968. Después de gastar una broma a un matón de la escuela, Sarah y sus amigos deciden colarse en una casa supuestamente embrujada que una vez perteneció a la poderosa familia Bellows, desatando fuerzas oscuras que no podrán controlar. Historias de miedo para contar en la oscuridad Critica A estas alturas, convendría resolver un par de temas. Lo primero, inventar un nuevo género para referirse a este compendio de películas norteamericanas ochenteras de características tan reconocibles, cuya nostalgia parecemos condenados a arrastrar eternamente. Son aquellas entrañables aventuras protagonizadas por niños, adolescentes en ocasiones, marginados por la sociedad y víctimas de los abusos de sus compañeros de colegio. Historietas que a veces eran edulcoradas con algún toque fantástico y casi siempre reforzadas por tristes conflictos vivenciales, como el divorcio de los padres, la incomunicación con los mismos o el clásico choque de clases. Algunos ejemplos son E.T. (Steven Spielberg, 1982), Los Goonies (Richard Donner, 1985), La historia interminable (Wolfgang Peterson, 1984), El secreto de la pirámide (Barry Levinson, 1985), Exploradores (Joe Dante, 1985), Jóvenes ocultos (Joel Schumacher, 1987) Cariño, he encogido a los niños (Joe Johnston, 1989) o la más tardía Jumanji (ídem, 1995). Creo necesario apuntar cierto detalle antes de continuar. Este género (de nombre, por el momento, inexistente) destacaba principalmente por ser un producto dirigido a toda la familia. Desde esta premisa presentaba, en ocasiones, pequeñas extensiones que se desviaban levemente hacia otros géneros, como el drama (casos de El club de los cinco - John Hughes, 1985- y Cuenta conmigo – Rob Reiner, 1986- ) o el terror (casos de Poltergeist - Tobe Hooper, 1982 - y Gremlins - Joe Dante, 1984-). Es en este último en el que se aferran, curiosamente, ciertos productos contemporáneos que reproducen el mentado género ochentero. Pienso en casos como Super 8 (J.J. Abrams, 2011), Stranger Things (2016, Matt Duffer), It (Andy Muschietti, 2017), Ready Player One (Steven Spielberg, 2018) o el título que nos ocupa, Historias de miedo para contar en la oscuridad (Andre Ovreadl, 2019). Y esto nos lleva al siguiente punto: convendría inventar también un género que englobe estos títulos contemporáneos cuyo motor principal es su nostalgia hacia el género descrito. Lo siguiente seria aprobar una ley (y esta tiene que valer por cualquier tipo de película) que condenara a trabajos forzados a todo director que se atreviera a reproducir determinados “tópicos terroríficos”. Habría que prohibir, por ejemplo, este cansino recurso de eliminar toda la música y efectos sonoros para conducir algún personaje (a velocidades tan lentas que uno teme acabar retrocediendo en el tiempo) hacia un previsible sobresalto, propiciado por el estallido de todos los altavoces. Tuvimos suficiente con las 132 primeras veces. Habría que prohibir, también, la introducción de crescendos de violines de sonido ultra-sónico diez minutos antes de presentar una imagen terrorífica. Fue impresionante en El resplandor, un diez por su descubridor. Tratemos ahora de encontrar una (¡sólo una!) nueva fórmula para sugerir peligro inminente. Habría que aprobar, en definitiva, una ley que impidiera a los directores seguir exprimiendo esta piel de naranja cuyo contenido lleva agotado más de veinte malditos años. Cabe señalar, con todo, que estos “tópicos terroríficos” no responden tanto a dicha “reproducción ochentera” como a una tendencia actual, heredera de otros títulos más posteriores como Scream (Wes Craven, 1996), El sexto sentido (M. Night Shyamalan, 1999), Lo que la verdad esconde (Robert Zemeckis, 2000) o Los otros (Alejandro Amenábar, 2001). Historias de miedo para contar en la oscuridad es el ejemplo perfecto de esta curiosa mezcla: una reconstrucción del “género ochentero” (el comentado en los dos primeros párrafos) bañada por los más típicos y tópicos “recursos terroríficos” (aquello descrito en el tercero). Y nada más. En resumen, el tipo de película que jamás vería la luz si mis anheladas prohibiciones llegaran a ser ejecutadas.

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
22/02/2020 6.70 GB 242 Descargar
22/02/2020 1.72 GB 759 Descargar
22/02/2020 1.72 GB 169 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Terminator Génesis

Acción Aventura Ciencia ficción Sin categoría Suspense
5.9

Terminator Génesis Año 2032. La guerra del futuro se está librando y un grupo de rebeldes humanos tiene el sistema de inteligencia artificial Skynet contra las cuerdas. John Connor es el líder de la resistencia, y Kyle Reese es su fiel soldado, criado en las ruinas de una postapocalíptica California. Para salvaguardar el futuro, Connor envía a Reese a 1984 para salvar a su madre, Sarah de un Terminator programado para matarla con el fin de que no llegue a dar a luz a John. Pero lo que Reese encuentra en el otro lado no es como él esperaba.

El camino de Xico

Animación Familia Sin categoría
7.1

El camino de Xico La paz de un pequeño pueblo corre peligro cuando una corporación quiere destruir la montaña que los protege. Una niña llamada Copi y su mejor amigo Xico, un perro Xoloitzcuintle, irán a las montañas para intentar salvar la ciudad.

Amor de gata

Animación Drama Fantasía Romance Sin categoría
8.1

Amor de gata Miyo es una estudiante de secundaria que está perdidamente enamorada de su compañero de clases Kento. A pesar de sus esfuerzos, él parece no notarla. Pero después de encontrar una máscara que le permite convertirse en gato, logra por fin acercarse a él. Pero ¿a qué costo?

La guerra de las galaxias

Acción Aventura Ciencia ficción Sin categoría
8.2

La guerra de las galaxias La princesa Leia, líder del movimiento rebelde que desea reinstaurar la República en la galaxia en los tiempos ominosos del Imperio, es capturada por las malévolas Fuerzas Imperiales, capitaneadas por el implacable Darth Vader, el sirviente más fiel del emperador. El intrépido Luke Skywalker, ayudado por Han Solo, capitán de la nave espacial "El Halcón Milenario", y los androides, R2D2 y C3PO, serán los encargados de luchar contra el enemigo y rescatar a la princesa para volver a instaurar la justicia en el seno de la Galaxia.   La guerra de las galaxias Critica Como icono y mitología cinéfila esta peli es el súmum, la panacea, la cúspide, el pináculo y varios sinónimos más que uso por primera vez en mi vida. Como fenómeno no ha habido nada igual. Pero hay una cosa que no debemos olvidar. A parte de todo lo que implica una película, también está la película en sí, y tal película es bastante cutrecilla. Es una americanada con todas las cosas malas que ello implica y no todas las cosas buenas. Que sí, que yo también flipé con los extraterrestres, con las naves, con los jedis, la fuerza y las espadas láser. Yo también protagonizaba encarnizadas luchas jedi con mi hermano haciendo "chium" cada vez que cruzábamos espadas (y por cierto eran más espectaculares que la que ofrecen Vader y Obi-Wan). Pero yo sólo conocía el mito, no la película. Y ya conozco la película y casi que estaba mejor antes. Porque el film en sí, aparte de toda su parafernalia, es de lo más predecible y simple. ¿Quién logrará el golpe final? ¡Exacto! ¿Quién aparecerá en el último segundo para ayudarle? ¡Yeah! Luego los protas: Mark Hamill Skywalker, actor de teletienda, cualquier actor sin línea, cualquier bicho, cualquier objeto inanimado que comparta plano con él, se lo come. La princesita Leia, marisabidilla ella, a los dos minutos de conocer a Luke y Han, ya está rifándoselos en plan dominátrix (hay una escena mortal en la que salen ella, Luke y Han caminando cogidos de los brazos con una folclórica sonrisa, me partí de la risa). Obi-Wan bien, hasta que empieza a cogerle el gusto a la voz en off en plan Mufasa. A C3PO me encantaría poderle echar un litro de lejía en el alma. ¿Y los fanáticos de la primera trilogía prefieren al Oscar de hojalata antes que a Jar-Jar?. Han Solo me cayó bien, pero más que nada porque no quedaba otro y porque es el magnánimo Ford, pero sus chistes en momentos de crisis me sacaban de quicio. Y Chewacca y R2D2 me cayeron simpáticos, uno porque es un peluche y otro porque es bajito y gordo, pero sobretodo porque en secundaria escogí francés y no su idioma. Y luego está Vader. Antes de ver la peli yo decía en charlas cinéfilas con los colegas que era el villano por excelencia y tal. Pero se me ha caído el mito. En la película no hace más que dar órdenes técnicas a unos payasos inútiles disfrazados de retretes. Además habla demasiado para ser el villano definitivo. Menos mal que va de negro y le ubicaba, que si no pensaría que era otro político interestelar de esos. Supongo que en las dos siguientes entregas mejorará, porque vamos. En fin, que esta peli es tan necesaria como vacua. En su época la gente lo debió flipar con su cartón-piedra y sus lucecitas de colores que parpadean en las naves, pero yo que ya he visto eso, no puedo tener la misma sensación. Sé que heriré muchas susceptibilidades cinéfilas pero ahí tenéis el NO que algo ayuda siempre. Que la nostalgia os acompañe.

The Great Battle

Acción Bélica Historia Sin categoría
7.3

The Great Battle Año 645. Yang Manchun y sus tropas del reino de Goguryeo lucharán en el asedio de la fortaleza de Ansi para defenderla frente a 500.000 invasores de la dinastía Tang.

Bailando la vida

Comedia Drama Música Romance Sin categoría
7.1

Bailando la vida A punto de retirarse, una mujer de la clase media descubre que su marido ha estado teniendo una aventura con su mejor amiga, y por ello decide irse con su hermana bohemia, que vive en una zona empobrecida.