Historias de miedo para contar en la oscuridad

6.3
Historias de miedo para contar en la oscuridad Mill Valley, Pennsylvania, noche de Halloween, 1968. Después de gastar una broma a un matón de la escuela, Sarah y sus amigos deciden colarse en una casa supuestamente embrujada que una vez perteneció a la poderosa familia Bellows, desatando fuerzas oscuras que no podrán controlar.Historias de miedo para contar en la oscuridad CriticaA estas alturas, convendría resolver un par de temas. Lo primero, inventar un nuevo género para referirse a este compendio de películas norteamericanas ochenteras de características tan reconocibles, cuya nostalgia parecemos condenados a arrastrar eternamente. Son aquellas entrañables aventuras protagonizadas por niños, adolescentes en ocasiones, marginados por la sociedad y víctimas de los abusos de sus compañeros de colegio. Historietas que a veces eran edulcoradas con algún toque fantástico y casi siempre reforzadas por tristes conflictos vivenciales, como el divorcio de los padres, la incomunicación con los mismos o el clásico choque de clases. Algunos ejemplos son E.T. (Steven Spielberg, 1982), Los Goonies (Richard Donner, 1985), La historia interminable (Wolfgang Peterson, 1984), El secreto de la pirámide (Barry Levinson, 1985), Exploradores (Joe Dante, 1985), Jóvenes ocultos (Joel Schumacher, 1987) Cariño, he encogido a los niños (Joe Johnston, 1989) o la más tardía Jumanji (ídem, 1995).Creo necesario apuntar cierto detalle antes de continuar. Este género (de nombre, por el momento, inexistente) destacaba principalmente por ser un producto dirigido a toda la familia. Desde esta premisa presentaba, en ocasiones, pequeñas extensiones que se desviaban levemente hacia otros géneros, como el drama (casos de El club de los cinco - John Hughes, 1985- y Cuenta conmigo – Rob Reiner, 1986- ) o el terror (casos de Poltergeist - Tobe Hooper, 1982 - y Gremlins - Joe Dante, 1984-). Es en este último en el que se aferran, curiosamente, ciertos productos contemporáneos que reproducen el mentado género ochentero. Pienso en casos como Super 8 (J.J. Abrams, 2011), Stranger Things (2016, Matt Duffer), It (Andy Muschietti, 2017), Ready Player One (Steven Spielberg, 2018) o el título que nos ocupa, Historias de miedo para contar en la oscuridad (Andre Ovreadl, 2019). Y esto nos lleva al siguiente punto: convendría inventar también un género que englobe estos títulos contemporáneos cuyo motor principal es su nostalgia hacia el género descrito.Lo siguiente seria aprobar una ley (y esta tiene que valer por cualquier tipo de película) que condenara a trabajos forzados a todo director que se atreviera a reproducir determinados “tópicos terroríficos”. Habría que prohibir, por ejemplo, este cansino recurso de eliminar toda la música y efectos sonoros para conducir algún personaje (a velocidades tan lentas que uno teme acabar retrocediendo en el tiempo) hacia un previsible sobresalto, propiciado por el estallido de todos los altavoces. Tuvimos suficiente con las 132 primeras veces. Habría que prohibir, también, la introducción de crescendos de violines de sonido ultra-sónico diez minutos antes de presentar una imagen terrorífica. Fue impresionante en El resplandor, un diez por su descubridor. Tratemos ahora de encontrar una (¡sólo una!) nueva fórmula para sugerir peligro inminente. Habría que aprobar, en definitiva, una ley que impidiera a los directores seguir exprimiendo esta piel de naranja cuyo contenido lleva agotado más de veinte malditos años.Cabe señalar, con todo, que estos “tópicos terroríficos” no responden tanto a dicha “reproducción ochentera” como a una tendencia actual, heredera de otros títulos más posteriores como Scream (Wes Craven, 1996), El sexto sentido (M. Night Shyamalan, 1999), Lo que la verdad esconde (Robert Zemeckis, 2000) o Los otros (Alejandro Amenábar, 2001). Historias de miedo para contar en la oscuridad es el ejemplo perfecto de esta curiosa mezcla: una reconstrucción del “género ochentero” (el comentado en los dos primeros párrafos) bañada por los más típicos y tópicos “recursos terroríficos” (aquello descrito en el tercero). Y nada más. En resumen, el tipo de película que jamás vería la luz si mis anheladas prohibiciones llegaran a ser ejecutadas.

Torrents

FormatoIdiomaFechaTamañoTotal DescargasDescargar
22/02/20206.70 GB260 Descargar
22/02/20201.72 GB790 Descargar
22/02/20201.72 GB178 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Beowulf, la leyenda

Acción Animación Aventura Sin categoría
5.8

Beowulf, la leyenda Un héroe se alza, proclamando su fama y su nombre. Beowulf! Cazador de demonios. Defensor del reino. Acabará con la feroz bestia que acecha tierras vikingas. Oro y reino serán su recompensa. Pero su ambición le llevará a vivir el lado más oscuro de su propia leyenda  Beowulf, la leyenda Critica La verdad es que no entiendo porque a la gente no le ha acabado de gustar esta técnica de animación, siempre salen diciendo "hubiera sido mucho mejor con personajes reales", y sólo por este motivo ya le bajan la nota. ¿No se han hecho ya infinidad de filmes de fantasía a la vieja escuela? Normalmente, me temo decir, la gente se queda extrañada delante de algo nuevo. Ahora dejaré de mosquearme y haré mi crítica. Empezaré diciendo que la historia de la película no tiene ningún rasgo infantil, lo que se agradece muchísimo, apuntando hacia una historia más adulta y realista, con diálogos muy fluidos y a veces hasta groseros, pero también buenos momentos de resentimiento, dolor, honor... Lo que también es destacable es la manera que tiene de manejar la cámara Robert Zemeckis, con planos cuidados y poéticos que le van al dedillo a la ambientación del film, lo que permite ver con mucho más detalle las escenas de acción. Alan Silvestri, compositor del director en la mayoría de sus películas, le añade un tono aún más épico y necesario transmitiendo el poder del guerrero Beowulf e incrementando la furia y la andrenalina de algunas escenas de acción. Como no, tiene algunas batallas realmente alucinantes que nombro en el spoiler, no quiero contar nada, lo siento. La animación es genial, le da una estética no conseguida en ninguna otra película de este género, te envuelve en un universo donde todo es posible y alucinante. Sí, lo reconozco, algunas expresiones quedan un poco toscas, pero eso no le quita el mérito. A veces, en alguna escena de Anthony Hopkins o Ray Winstone, sencillamante creía que eran reales. En definitiva, esta película me gustó mucho y que recomiendo a la gente que esté abierta a un nuevo cine que sólo se está preparando. Es una lástima que no haya acabado de funcionar en taquilla.Un saludo a todos, doy gracias a Filmaffinity, como lugar donde se pueden compartir diversas opiniones.

La red social

Drama Sin categoría
7.342

La red social Mark Zuckerberg, alumno de Harvard y genio de la programación, se sienta a su ordenador y con empeño y entusiasmo comienza a desarrollar una nueva idea. En un furor de blogging y programación, lo que comenzó en la habitación de su colegio mayor pronto se convirtió en una red social global y una revolución en la comunicación. Seis años y 500 millones de amigos después, Mark Zuckerberg es el billonario más joven de la historia. Pero para este emprendedor, el éxito ha supuesto complicaciones personales y legales...

Se terminó el tiempo

Drama Romance Sin categoría
6.411

Se terminó el tiempo Un accidente obliga a Vivien y Royan a reajustar sus vidas poco a poco y a empezar a vivir en un presente que quizá se muestre más estimulante que todo lo predefinido.

Nix: La Entidad

Sin categoría Suspense Terror

Nix: La Entidad Una familia es acosada por una extraña entidad que amenaza con destruirlos a todos

Barrenderos espaciales

Ciencia ficción Drama Fantasía Sin categoría
7.4

Barrenderos espaciales En 2092, la tripulación de una nave basurero espacial llama Victory descubre un robot humanoide llamado Dorothy, un arma de destrucción masiva, y se ven envueltos en un negocio de alto riesgo.  Barrenderos espaciales Critica Corea del Sur sale bastante bien parada de su primera incursión espacial. 'Space Sweepers' funciona muy bien como blockbuster, es un poco larga pero compensa con buenos efectos especiales, algunos momentos de épica y una trama central funcional con destellos bastante simpáticos. Sung-Hee Jo, director de la interesante 'A Werewolf Boy', ha sabido aportar la calidez humana necesaria para que la película no se convierta en un mero conjunto de fuegos artificiales sin más, aunque no ha conseguido escapar de ser algo genérica dentro de las aventuras espaciales de este tipo. Puede recordar a 'Guardianes de la Galaxia' en su propuesta, aunque es inferior a la frescura que presentaba aquella, pero, en todo caso, que quede claro que merece la pena porque el resultado es notable. Eso sí, he echado de menos la sala de cine porque es una película de palomitas que se presta a ser totalmente disfrutada en la gran pantalla, aunque mejor tener estrenos en nuestras pequeñas pantallas que no tenerlos después del fatídico año que acabamos de dejar atrás.

Seguridad

Sin categoría Suspense
5.4

Seguridad Cuando una adolescente local es acosada sexualmente y golpeada, se levanta revuelo en el pueblo y salen a la luz la corrupción y los prejuicios.