Érase una vez en… Hollywood

7.5
Érase una vez en… Hollywood Los Angeles, 1969. La estrella de televisión Rick Dalton, un actor en horas bajas especializado en westerns, y el doble de acción Cliff Booth, su mejor amigo, tratan de sobrevivir a una industria cinematográfica en constante cambio. Dalton es vecino de la joven y prometedora actriz y modelo Sharon Tate, que acaba de casarse con el prestigioso director polaco Roman Polanski… Érase una vez en… Hollywood Critica Hay ciertos autores de culto, tanto en cine como en otras artes y oficios, que han desencadenado, con mayor o menor justicia según qué caso, una horda de seguidores o secta de fieles que les enarbolan cualquier cosa que dicen o hacen. Hoy en día, los máximos exponentes de este fenómeno en el grupito de directores de cine son Christopher Nolan y Quentin Tarantino. Y es curioso como la última película de cada uno de ellos supone un punto equivalente en sus carreras. Érase una vez en Hollywood es el Dunkerque de Tarantino. Cuando fui a ver la peli de Nolan me encontré algo similar, la crítica y los fans irredentos la aupaban a categoría de obra maestra y lo mejor del director, mientras que el resto del público salió bastante frío de las salas. Descartando al grupo de fans irredentos, que les flipa todo lo que hace su autor de culto, esto se debía a que a nivel técnico Dunkerque era una proeza audiovisual que suponía efectivamente el trabajo de dirección más minucioso de Nolan en toda su carrera, pero a un nivel narrativo la película no le funcionaba a la mayoría. Decían lo que suelen decir, con cierto miedo y complejo, de las pelis que sospechan que no están mal hechas pero que a ellos les han parecido infumables: "No es mala, pero a mi no me ha convencido". Pero, aunque como producto final me parezca pobre, también hay motivos de elogio. Igual que Nolan en su última peli se propuso, y consiguió, realizar un prodigio técnico, aquí Tarantino hace lo propio. Esta es, sin la menor duda, la película mejor rodada de su carrera. Debe haber sido una delicia componer el story board, recrearse en buscar la opción más plástica para cada plano. Cada decisión visual de estas viñetas ha salido descaradamente de la mente friki de Tarantino, porque los mejores homenajes y guiños de esta ensalada de referencias se encuentran en sus planos. Así que ahí lo reconozco, para un cinéfilo avezado es una delicia disfrutar de este mix de planos tributo. Aunque, claro, lo mismo hacía Brian de Palma en su época y fue una de las razones de que nunca lo tomasen en serio. Supongo que los tiempos cambian. Ya hemos visto a la pareja de actores en mejores performances (y digo pareja de actores porque los nombres de Robbie, Pacino, Russell... se usan más para rellenar cartel que otra cosa), pero lo que sí es cierto es que DiCaprio está genial en el único personaje bien desarrollado de la historia y que Brad Pitt conforma más que a un personaje a un icono. Le rodea un aura de carisma innata que resulta tan atractiva como el propio Pitt, que a sus 55 años parece en esta película más sex symbol que nunca. Pese a que su Cliff Booth es un perdedor, un inadaptado y sospechamos que en cualquier momento va a rebasar la barrera que separa al sociópata del psicópata, lo cierto es que todos desearíamos ser él de la misma forma que Tyler Durden era lo que Edward Norton quería ser en El club de la lucha. Pero claro, de la misma forma que un personaje no se puede componer únicamente de estética, una película tampoco puede hacerlo. Y es que una vez más tenemos que decir eso de que el contenido no está a la altura de su continente. Érase una vez en Hollywood está tan vacía como ese Cliff Booth que nos encandila pero del que si lo pensamos bien no nos desarrollan absolutamente nada. Claro, Tarantino ha pintado una postal de amor al cine con el que creció, pero lo hace olvidándose que esa postal la va a ver más gente además de él. Y ahí empiezan los problemas. De entrada, el cine con el que crece Tarantino no solo es una época muy concreta que deja fuera generacionalmente a gran parte del público (finales de los 60 y principios de los 70) sino que encuentra la mayoría de sus referentes en el cine de serie B o Z, en series de la televisión americana y en películas internacionales que han visto él y tres enfermos más (esto me recuerda a cuando Alex de la Iglesia, otro director frikazo que ha visto de todo, explicó su primer encuentro con Tarantino, definiéndolo como el único tío que ha visto películas que a él ni le suenan). Claro, si las referencias son tan herméticas (y más cuando el que ve la película no vivió en USA en aquella época, que se le pasan por delante todas esas referencias de revistas, cartelería, marcas de consumibles, etc...) es complicado que tu postal sea universal, que es lo que consigue unir a la gente ante la poesía de este tipo de cartas de amor. Pero lo peor no es eso, ya que al fin y al cabo las referencias solo son un extra. O deberían. Pero es que para Tarantino, se puede hacer, y lo hace, una película que sean solo referencias. Sin más. Normalmente los guiones se escriben pensando en un tema, en una motivación, en una tesis, en unos personajes... Aquí no. Aquí el tema, la motivación y hasta los personajes son todo única y exclusivamente referencias. No hay historia, no hay trama, no hay desarrollo. En definitiva, no hay guión. La estructura es una catarata de sketches con regular o poca gracia que no llegan a parecer nunca un producto unificado sólido. Al final lo intenta arreglar con un chiste, incluso con una cierta autoconsciencia, la del tipo que sale a decir algo, se da cuenta de que no ha estado a la altura y decide darle a la gente una pildorita de alivio cómico para poder hacer mutis por el foro sin que todos nos sintamos demasiado mal. Y es que hasta Tarantino se da cuenta de que dedicar casi 3 horas a hacerse una paja que solo disfruta él usando la aquí pervertidísima excusa del Macguffin (Hitchcock le atizaría de lo lindo si siguiese vivo) es demasiado incluso para él, el maestro del anti-ritmo, experto en estirar hasta la extenuación (aquí más que nunca, da la sensación de querer poner a prueba la paciencia del espectador con ese abuso de los cutaway gag -chistes de flashback-). Y sí, el final es descojonante, pero ni esa despedida c

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
10/02/2020 24.01 GB 357 Descargar
10/02/2020 2.58 GB 943 Descargar
10/02/2020 2.58 GB 238 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

El desafío (Annapolis)

Drama Sin categoría
6.1

El desafío (Annapolis) Jake Huard es un jóven que tiene que luchar para sobrevivir al duro entrenamiento de una de las academias militares más exigentes del mundo. Contra todo pronóstico, el jóven de clase trabajadora consigue su gran sueño de ser aceptado en la academia Annapolis. Pero para convertirse en el hombre que siempre ha soñado tendrá que hacer frente a un duro adversario: el comandante de la compañía.   El desafío (Annapolis) Critica Ya hacía bastante tiempo que los Yankees no se pegaban un gustazo de este calibre, mal le tiene que ir a la “Navy” para que traten de colarte a la “cenicienta” esta rara y que te lo creas a pies juntillas. Bueno, como es un producto eminentemente para ellos y a ellos les gusta mucho el tema del chico pobre que lucha por destacarse en un ejército exigente de verdad, por estas latitudes del globo debiera darnos igual que traten de metérnosla con queso. Digo debiera, porque esto ni nos va ni nos viene. Aunque siendo sinceros, la peli siendo floja, no es mala con avaricia, es entretenida, hay historia, aunque sea de panfleto para mentes cerradas, mantiene el ritmo, sus responsables no estaban borrachos y sus actores tampoco, y bueno... no te da la vomitona industrial que algunos se empeñan en señalar para con este cine. No obstante, la película se sale de madre en su tercio final, con el obligado musical-entrenamiento que tanto les pone las pilas y que deriva en una auténtica chufa con música épica. Bastante buena por cierto. Pero de connotaciones heroicas fuera de lugar y que pintan al chico guapo, que se gana el respeto de todo el mundo y se consigue un futuro como dios manda.

Secreto de estado

Sin categoría Suspense
6.6

Secreto de estado Laura O'Brien aprendió de su padre a 'hackear' cualquier lugar, incluso organismos estatales secretos. Para ello cuenta con la colaboración de un amigo en la distancia

El hijo

Ciencia ficción Sin categoría Suspense Terror
6.1

El hijo Todo lo que los Breyer han querido siempre es algo teóricamente simple: un hijo. A pesar de sus intentos, ese deseo no parece hacerse realidad. Hasta que, una noche, algo cae en la granja en la que viven: una nave que lleva a un niño dentro. Conforme este va creciendo, descubre que tiene unas habilidades especiales que no le permiten encajar, unas habilidades que acaban sacando de él lo peor de sí mismo.

No dejes rastro

Drama Sin categoría
6.7

No dejes rastro Un padre y su hija de 13 años viven una vida tranquila y feliz aislados en un enorme parque nacional de Portland, Oregon, hasta que un pequeño error complica sus vidas para siempre al ser detenidos por la policía.

Mascotas unidas

Animación Aventura Comedia Familia Sin categoría
5.2

Mascotas unidas Un astuto perro y una gatita consentida lideran a un equipo de héroes inesperados después de que su ciudad se vea asediada por el malvado alcalde y su ejército de robots.

Los ojos de Tammy Faye

Drama Historia Música Sin categoría
6.6

Los ojos de Tammy Faye Biopic sobre el fulgurante ascenso y posterior descenso a los infiernos de la pareja de telepredicadores, Tammy Faye y Jim Bakker, en la década de los 70 y 80. Desde sus humildes comienzos hasta la creación de todo un imperio en torno a "The PTL Club", el exitoso programa de televisión que estuvo en antena 15 años y les hizo famosos en todo el país.