El secuestro de Stella

5.2
El secuestro de Stella Raptada en plena calle y retenida a cambio de un rescate, una mujer atada y amordazada hace lo imposible para frustrar los planes de sus dos secuestradores.El secuestro de Stella CriticaEl secuestroUn asqueroso apartamento, con más mierda que la bombilla de una cuadra y menos luz que una farola de escayola (previamente, las ventanas han sido selladas por los raptores con tableros de madera). Dos ex-convictos ejerciendo de secuestradores y una chica atada a una cama y amordazada, en una lúgubre habitación, que va a empezar a vivir situaciones de degradación personal; las primeras, el cambio de ropa y hacer sus necesidades.Todo muy profesional; las fotos con el periódico del día, los pendrives preparados para ser enviados desde otro lugar, múltiples móviles de usar y tirar para la no localización y una aterrada secuestrada que les facilita el mail y el teléfono del padre millonario.El rescateSecuestrador bueno/Secuestrador malo; no sé si esta dicotomía está bien usada, pero mientras el primero parece inseguro, nervioso, apocado, aun siendo él, el que encontró a la chica perfecta para el secuestro, el segundo (mayor) es el que dirige la batuta y marca las pautas del juego. Ante el primero, surgen las dudas de hasta dónde estaría dispuesto a llegar, pero por desgracia, ante el segundo, no.El malo, vuelve del intento de chantaje al padre millonario, pero con una respuesta negativa, lo que le lleva a tomar y grabar una drástica decisión, que prefiero omitir. Tras la nueva grabación, el malo vuelve a intentarlo con el padre la chica y se va del apartamento, quedan el bueno y la secuestrada, y un misterio, que deberán resolver visionando la película.Los secuestradoresMax Van der Groeben y Clemens Schick, ambos obviamente alemanes, el bueno y el malo, pues lo siento queridos, pero el malo se come al bueno y mal que me sabe. Max, el bueno, también doblador y locutor de radio, joven, pero con una amplia trayectoria profesional, ya que empezó con doce años en esta bendita profesión.No es que lo haga mal en El secuestro de Stella, que no lo hace, pero queda un peldaño por debajo tanto del secuestrador malo como de la secuestrada. Tenía ocasión para lucirse y no lo ha hecho, quizás demasiada cara de bueno (aun con máscara), quizás demasiado joven o quizás una competencia demasiado fuerte, en las otras dos patas del trípode. Clemens, el malo, excelentemente excelente. Lo avalan sus más de 60 películas, algunas tan conocidas como Enemigo a las puertas (2001), Casino Royale (2006), o la segunda parte de Largo Winch (2011).Mucho entrenamiento televisivo es natural que destaque en pantalla; frío como el acero, duro, en un continuo duelo psicológico con su compañero, incluso más que con la secuestrada, sin escrúpulos y sin sentimientos. Podemos caer incluso en el error, de que sea un malo que no nos caiga excesivamente mal. Cuidado.La secuestradaBella, pero no durmiente, la amiga Jella Haase, también alemana y conocida en su país por una especie de trilogía cinematográfica sobre una comedia teatral F*ck usted, Goethe (2014-2017), de bastante éxito. También mucho entrenamiento televisivo y desde muy joven, incluso en La Berlinale del 2016, fue honrada como estrella fugaz alemana.La chica está fantástica en El secuestro de Stella. Si no lo digo reviento. Se defiende como una jabata, física y psicológicamente. No se arruga en las escenas duras ni se enternece en las que no lo son y creo sinceramente que ese era el objetivo.Atada como la niña del exorcista y amordazada como el querido Hannibal, con ese mono rojo, que hasta lo puede poner de moda tras la película, ejecuta su papel a la perfección. Me ha gustado bastante y como siempre os digo, queridos, actriz a seguir.El artífice del secuestroThomas Sieben, director y guionista alemán, con una ópera prima en su haber alabada por la crítica y con algún que otro premio Distanz (2009), especie de psicodrama y una segunda obra con igual recepción, esta un romance dramático, Staudamm (2013). Pues poco tengo que decir, amigos. No he tenido la suerte o el disgusto de ver ninguna de las dos obras citadas, así que me quedo con El secuestro de Stella.El comienzo de la cinta hasta el secuestro, que creo son 5-7 minutos son magistrales, la cámara rueda con la fuerza de un ciclón, que evidentemente no puede durar 89 minutos. El resto, como el comienzo (no me malinterpreten), es rígido, áspero, duro, como rodado con inquina para producir justo el efecto contrario. La dirección de actores es excelente; son tres tour de force a cada cual más engañoso, pero que permiten guiar casi sin palabras el desarrollo de la obra.Ojo también al maldito apartamento, que está íntegramente construido en estudio. Magnifico para el ambiente claustrofóbico y brutal que se respira en la cinta. Las tres relaciones son altamente tormentosas, por diferente motivos que deberán averiguar, pero sobre todo la existente entre los dos secuestradores es de alto voltaje, aunque quizás, ni nos estemos dando cuenta. Director a seguir.ConclusiónNo pretendo ser pesado, para los amigos Netflixnianos y los amigos de los amigos Netflixnianos, blanco y en botella. Deben ver El secuestro de Stella. No va a cambiar el género, ni creo que nadie lo pretendiese con ello, pero aporta un agradable soplo de frescura y espontaneidad.Hoy no hay spoiler, espero que no me pase como con I Am Mother (2019). No lo creo mínimamente necesario, aunque bien es verdad que ante el final de la película, cada cual puede pensar realmente lo que quiera (pienso que el 99% pensará lo que yo, pero…).No piensen en ningún momento que la trama es tan básica como os la he explicado. Os faltan multitud de elementos que he omitido queriendo, piezas que unen un puzzle con quizás demasiados elementos sueltos, relaciones que no son lo que parecen, amistades que matan, venganza, sexo y su resultado, relaciones paterno filiales dudosas y un sinfín de preguntas que irán resolviendo durante su visionado.

Torrents

FormatoIdiomaFechaTamañoTotal DescargasDescargar
21/02/20201.35 GB130 Descargar
21/02/20201.35 GB72 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Papá en Noel

Comedia Familia Sin categoría
5.3

Papá en Noel Cuatro hermanas enfrentadas reciben un curso acelerado de cómo conseguir una buena armonía familiar, cuando su distanciado padre se presenta inesperadamente en su elegante mansión por Navidad.

La mujer más asesinada del mundo

Misterio Sin categoría Suspense
5.2

La mujer más asesinada del mundo En el París de los años 30, una actriz famosa por sus sangrientas escenas en el Grand Guignol se enfrenta a un misterioso acosador y a los fantasmas de su pasado.

Darc

Acción Sin categoría Suspense
6.2

Darc Un agente de la Interpol recluta en sus filas a un sanguinario criminal conocedor de la yakuza para acabar con una red mundial de trata de personas

Frankie

Drama Sin categoría
5.1

Frankie Tres familias se enfrentan a una experiencia que amenaza con cambiar sus vidas para siempre. Este inusual evento se produce un día de vacaciones en la región de Sintra, en Portugal, una ciudad histñorica conocida por sus densos jardines y sus palacios y edificios que parecen sacados de un cuento de hadas.  Frankie Critica Es mi primer encuentro con el cine del norteamericano Ira Sachs, un director independiente afincado en Nueva York, que ya tiene una media docena de largometrajes en su haber, la mayor parte de los cuales no fueron estrenados en Argentina. Mi impresión es muy favorable. Este, su último trabajo, es un film contemplativo, construido de pequeños momentos, palabras, gestos, miradas, silencios durante un fin de semana en Sintra, Portugal, donde los personajes son convocados por Frankie Crémont (Isabelle Huppert), una actriz francesa, en un lugar de vacaciones muy tranquilo, que organiza una reunión de familia y amigos con el propósito de pasar unos días juntos, y prepararse para un próximo film. Su familia involucra a su ex esposo gay (Pascal Greggory), su actual esposo escocés Jim (Brandon Gleeson), su hijastra (Sennia Nanua), su hijo Paul (Jérémie Renier) y una pareja de neoyorkinos, Irene (Marisa Tomei) y Gary (Greg Kinnear), sus mejores amigos que han sido convocados para la ocasión. Pero ese encuentro será solo un pretexto. Ella tiene un secreto que revelar. La película es el sutil relato de una madeja de relaciones familiares y afectivas que genera un grupo cerrado de personas atrapadas en una realidad que por otra parte parece atormentarlos y preocuparlos. No obstante ello, estamos ante un film de atmosferas desestresadas y visiones contemplativas que nos habla del amor y la amistad, enfatizando en la fugacidad de la vida. Los personajes pasean, deambulan y mantiene conversaciones por los bosques estableciendo diferentes niveles de relación personal que están regidas por tres tipos de patrones: familiares, amistosas y laborales. No obstante ello, todos parecen estar afectados por un estado de apatía, de una necesidad de no preocuparse ni por su posición social ni su condición económica. Conforman una especie de familia moderna que disfruta de un fin de semana a pleno descanso. Ella es una actriz que sabe cómo manejar sus emociones, generando en consecuencia, un film desestresado. Interpretado por Isabelle Huppert, resulta un personaje muy diferente a sus creaciones anteriores en donde prevalecía una mujer de acción y gran carácter. De hecho, en el film, parece más importante lo que no se dice, aquello que se lee entre líneas, y lo queda en silencio. La abulia y la melancolía recorren la mayor del film. La película avanza tranquila pero firmemente hacia su final. Es un film de momentos. Cada escena es un pedacito de vida. Transcurre en un lugar donde impera el silencio y tiene como fondo el paisaje de Sintra en Portugal, donde ocurre el encuentro. Frankie es notable como una obra de arte visual. Es una película reflexiva sobre nuestra situación de precariedad del ser humano, que nos obliga a pensar y aceptar que pase lo que pase, el mundo continuará sin nosotros.

El vuelo

Drama Sin categoría
6.7

El vuelo Tras un aterrizaje de emergencia en medio del campo gracias al cual salvan la vida un centenar de pasajeros, el comandante Whip Whitaker (Denzel Washington), que pilotaba el avión, es considerado un héroe nacional. Sin embargo, cuando se pone en marcha la investigación para determinar las causas de la avería, se averigua que el capitán tenía exceso de alcohol en la sangre y que puede ir a la cárcel si se demuestra que pilotó el avión en estado de embriaguez.El vuelo Critica Una auténtica pena: un notable prólogo y un interesante tema sobre la fe, el destino y las dobleces morales de las heroicidades queda doblegada y emborrachada por la-típica-historia-de-redención con una historia de amor a golpe de obligado chupito. Y es una pena, porque “El vuelo (Flight)” habla mucho mejor de la fe —dentro de los márgenes del cine comercial donde queda encuadrada— que, por ejemplo, el new age digital que propone Ang Lee en “La vida de Pi”. Si Dios (en este caso, la pluma del guionista) maniobra de maneras diferentes y se revela de modos y formas misteriosas en ambas cintas, en el filme de Robert Zemeckis demuestra marcar mejor las cartas de la baraja sin necesidad de revelar una evidente manipulación. Algunos dirán que la culpa la tienen los Rolling Stones y el vicio, aunque la película está fragmentada sobre dos vuelos imposibles que tiene que sobrellevar el personaje principal.La fe sobrevuela el destino del protagonista y Zemeckis no se molesta en dejar a la vista evidentes tormentas —meteorológicas y morales— y deus ex machina con capacidad de quebrar la vida del (anti)héroe. “El vuelo (Flight)” puede ser vista como una original cinta sobre el alcoholismo para lucimiento de un inconmensurable Denzel Washington y una espectacular y notable introducción/variación a lo piloto de “Lost”. También, como parte de la dualidad del destino y de la fe, de Dios y los misteriosos caminos y obstáculos, a modo de pruebas, para seguir la buena senda preestablecida alcanzando la redención.Precisamente “El vuelo (Flight)” puede ser ‘descartada’ o vaciada cual peligrosa y etílica botella en el fregadero cinéfilo por ambas vertientes. Sabemos que tenemos una pretendida redención sobre la mesa… pero también disponíamos de los Rolling Stones, de adicción, vivir en una mentira, de la corrupción dentro de las grandes corporaciones y esa repetición ‘reanimadora’ del mismo plano como un elemento para conducir la propuesta hacía un vuelo más oscuro.Por ese motivo, el apéndice final y resolución, es simple moralina. Un descenso previsible con una azafata sonriente por el maquillaje de la peor calaña y calado. El filme, como su arranque, debería finalizar con un aterrizaje de emergencia, fálico, panza arriba y rompiendo la tranquilidad de la celebración religiosa. Y, por supuesto, con otra canción de los Rolling Stones.Lo dicho: empezar como Jack Daniel's y acabar tragando DYC de garrafa produce resaca... dolor de cabeza y, finalmente, olvido por culpa de un mal trago.

Downton Abbey: una nueva era

Drama Romance Sin categoría
7.2

Downton Abbey: una nueva era Esta secuela de la película de 2019 'Downton Abbey' está ambientada en el año 1928 y se centra en dos subtramas. Por un lado, la condesa viuda lady Grantham acaba de heredar una villa en el sur de Francia. Pertenecía a un amigo, un noble francés con el que la condesa pasó una semana durante su juventud. Mientras tanto, en Inglaterra, un estudio de cine ha elegido la mansión de los Crawley para rodar una película, algo que no todos los miembros de la familia comparten.