El libro mágico

6.3
Corazón de tinta Mortimer “Mo” Folchart y su hija de 12 años, Meggie, comparten su pasión por los libros. También comparten un don, ellos pueden hacer aparecer en la vida real a los personajes de los libros que están leyendo; si los leen en voz alta. Pero un peligro acecha: por cada personaje de fantasía que llega al mundo real, una persona real desaparece en el mundo de fantasía. En una de sus visitas a una vieja librería, Mo escucha voces que no había oído en años, y cuando reconoce de qué libro vienen, siente un escalofrío que corre por su espalda.   El libro mágico Critica ¿Qué pasa cuando el mundo real y la fantasía de un cuento de aventuras entran en contacto? ¿Y cuando cambian su carnadura de papel y tinta por carne y hueso? El resultado puede aprecisarse en el primer relato llevado al cine, de la exitosa trilogía escrita por la autora alemana Cornelia Funke. Ahora que la saga de Harry Potter ha llegado a su fin y los estudios Disney han anunciado que, por cuestiones presupuestarias no continuarán con la serie de películas basadas en la saga de “Las crónicas de Narnia”, los productores de cine han vuelto a mirar los éxitos de librería. Es el caso de "Corazón de tinta", basada en este best-seller orientado a un público juvenil, con innegables referencias estéticas y narrativas al universo de Harry Potter. El héroe de “La Momia” (Brendan Fraser) interpreta al padre de una niña que tiene el especial don llamado “lengua de brujo”, por el cual, al leer un relato de fantasía en voz alta, puede involuntariamente (o no) hacer que los personajes de los cuentos se vuelvan reales. El problema reside en que, como no existen aventuras sin malvados, el portador de este "don", puede dar vida a personajes indeseables y hacer que éstos a su vez se instalen del otro lado de la ficción. Además, por cada personaje que sale, otro del mundo real inevitablemente pierde su corporeidad, quedando atrapado en ese mundo de papel y tinta. El director, Iain Softley, reafirma con esta película sus antecedentes en la concreción de relatos fantásticos, realizando una versión prolija y estética, muy a tono con la rica imaginería de los cuentos de hadas, en la que incorpora algunos toques hipermodernos, como salidos de un clip roquero de tono gótico atenuado (y con algo de punk en los rasgos de los villanos). Aparte de ser placentero de contemplar, el film reivindica el mitológico papel de la palabra creadora. Esa que no es fácil de conseguir, sino que debe trabajarse hasta que sea como un “corazón de tinta”, según indica el mismo escritor-protagonista, al que también (y con un poco de ironía), se le asigna un rol secundario pero decisivo. Un film para pasar un momento sin sobresaltos.

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Latino 12/11/2020 1.72 GB 711 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Fresh

Sin categoría Suspense Terror
6.8

Fresh Thriller sobre los horrores de las citas modernas vistos a través de la desafiante batalla de una joven para sobrevivir a los inusuales apetitos de su nuevo novio.

La noche que salvamos a mamá

Acción Familia Sin categoría
6.9

La noche que salvamos a mamá Durante una fiesta de pijamas con sus mejores amigos, dos hermanos descubren que su madre, Margot (Malin Akerman), no es lo que parece. Ahora es un ama de casa normal y corriente, pero fue una ladrona de guante blanco que se acogió al programa de protección de testigos. Cuando ella y el padre de los niños (Ken Marino) desaparecen, obligados a dar un último golpe con el ex novio de Margot (Joe Manganiello), los hermanos deciden formar un grupo para rescatarla a lo largo de una noche repleta de acción.   La noche que salvamos a mamá Critica *La familia Finch Una noche de locos empieza como una canónica película para pubescentes en trance de asistir al instituto. Niño bocazas, hermana estudiosa, invitaciones a fiestas y vergonzantes vídeos virales. De paso también conocemos a la familia Finch. El niño bocazas es Kevin Finch (Maxwell Simkins) y la hermana estudiosa es Clancy (Sadie Stanley). Sus padres son Ron y Margot Finch (Ken Marino y Malin Akerman). Kevin es un poco desastre y Clancy es vista con desdén por las chicas populares de la clase. Nada nuevo bajo el sol; todo parece surgido de cualquier lugar del Disney Channel. Como no podía ser de otra forma, las relaciones con los padres son bastante mejorables. Margot protege con demasiado esmero a sus hijos (sobre todo a Clancy) y Ron es un padre excéntricamente alegre. Kevin y Clancy ven a sus padres como unas personas prosaicas, sin ningún encanto particular. No obstante, se avecina una peripecia que mostrará algunas facetas que, de algún modo, todos tienen ocultas. Algo se barrunta ya desde el inicio de lo que será Una noche de locos. Niños traviesos pretendidamente adorables y rebeldía adolescente corriente y moliente. De guarnición, una ráfaga de chistes casi a ritmo de sitcom, de los cuales no muchos dan en el blanco. *La doble vida de mamá Llega un momento en que Una noche de locos cambia de tercio. Todo parece, dentro de lo que cabe, de lo más normal. Un amigo de Kevin, Lewis (Lucas Jaye), viene a casa de los Finch a dormir, mientras Clancy medita un plan para escaparse a una fiesta sin que sus padres se enteren. El thriller enseña la patita cuando los padres, esto es Margot y Ron, son secuestrados. Poco a poco se descubre que en realidad Margot tuvo un pasado como ladrona de alto standing y que cuando se casó estaba en un programa de protección de testigos. Grosso modo tanto los hijos de Margot, que por cierto se llama realmente Mathilde, como su marido han vivido una farsa a su lado. Pero eso es lo de menos. Ahora Kevin y Clancy, a pesar de sus cortas edades, están ocupados trazando un plan para localizar y rescatar a sus padres. A la fiesta se unen el mencionado Lewis y también Mim (Cree Cicchino), una amiga de Clancy. *Jóvenes y veteranos Una noche de locos, en realidad se bifurca en dos historias. Ambas compiten en cuanto a cantidad de disparates. De un lado se revela que Margot ha sido reclutada, a la fuerza, para dar un gran golpe, lo que hará que se encuentre con Leo, un antiguo socio (Joe Manganiello). De convidado de piedra arrastran al pobre Ron, cuya persistente torpeza será la principal fuente de humor (o algo parecido). La otra historia es la juvenil. Cuatro adolescentes, dos de ellos casi ni llegan a esa edad, sorteando una especie de gynkama de pistas que previsiblemente los llevarán hasta sus padres. Esta parte en realidad se basa en muchos antecedentes, y muchos trucos ya vistos. Hay un aire a lo Chris Columbus (guionista de Los Goonies y director de Aventuras en la gran Ciudad o Solo en casa). Es decir, niños y jóvenes enfrentándose a un peligro que por edad les sobrepasa enormemente, pero que sin embargo superan mientras hacen todo tipo de monerías. En el caso de Una noche de locos, a veces ridículas, a veces medianamente graciosas. Como se venía anunciando, también recuerda a las películas de Spy kids. Huelga decir que el resultado no llega a acercarse a sus modelos. En ambas historias los principales polos de hilaridad son los más histriónicos. Si miramos la trama de adultos es Ron quien mueve a risa, y para ello Ken Marino pone todo tipo de caras raras, dice frase «graciosas», y arrasa con su torpeza. En la parte juvenil es el pequeño Kevin, (Maxwell Simkins), quien lleva la voz cantante en cuanto a comicidad, a base de ciertas picardías pueriles y trastadas varias. *Un poco de acción Una noche de locos incluye una pizca de acción y thriller. Sin mucha intensidad, ni mucha pericia, pero al fin y al cabo hay un robo de por medio y es indispensable que haya algo de movimiento. La mayoría de la veces es pura rutina pero, de forma inadvertida, hay pasajes en que Una noche de locos resulta en que resulta eventualmente entretenida. Al menos el ritmo no flaquea, lo que fluctúa es el acierto de los gags, a veces cansinos, a veces repetitivos. Malin Akerman y Joe Manganiello son los que llevan la voz dominante en la parte de acción. Quien tuvo, retuvo, y ellos fueron dos profesionales del latrocinio con sobrada formación. Akerman está más convincente en esta tarea, y aunque se la ve un poco despistada, no alcanza la desidia que a veces roza Manganiello. Tampoco es que se profundice mucho en esta tendencia, si acaso un par de coreografías sin mucha complicación y poco más. Trish Sie hace lo que puede en las labores de dirección. El estilo está cercano, en sus momento más movidos, al videoclip (tiene experiencia, de hecho, en esas lides), y la principal labor de Sie es mantener ritmo y poner un poco de orden en un guion delirante incluso para los cánones del género. No se puede destacar nada en exceso, salvo la relativa fluidez de la película. Todo parece genérico, como resultado de un algoritmo para encontrar un público apropiado e incrementar los visionados del target concreto. *Conclusiones Una noche de locos parece más un movimiento estratégico de Netflix para alcanzar un nicho objetivo de público, que una película de cierta significación. Se trata de captar a padres e hijos y reunirlos alrededor del género familiar. Pero como en cualquier género, no se puede vivir solo a base de banalidades. La falta de aspiraciones no redime a la película de la falta de encanto. Aun así, justo es reconocer que a ratos es extrañamente entretenida.

Megaboa

Acción Sin categoría Terror
6.482

Megaboa En un viaje a Colombia, un grupo de estudiantes universitarios se encuentra con una boa constrictor de veinte metros, hambrienta de sangre.

Los juegos del destino

Comedia Drama Romance Sin categoría
7.1

Los juegos del destino Tras pasar ocho meses en una institución mental por agredir al amante de su mujer, Pat vuelve con lo puesto a vivir en casa de sus padres. Determinado a tener una actitud positiva y recuperar a su ex-mujer, el mundo de Pat se pone del revés cuando conoce a Tiffany, una chica con ciertos problemas y no muy buena fama en el barrio. A pesar de su mutua desconfianza inicial, entre ellos pronto se desarrollará un vínculo muy especial que les ayudará a encontrar en sus vidas el lado bueno de las cosas.   Los juegos del destino Critica Me senté en el sofá (sí, la descargué... En mi defensa diré que en versión original) con la intención de ver una comedia romanticona, sencilla pero agradable y... ¡Voilá! consiguió irritarme más que ninguna otra película antes. Objetivamente, tiene un muy buen guión. Es la típica historia chico conoce a chica, las cosas van bien (aunque no sean pareja), ocurre una desgracia, parece que todo se va al garete pero, ¡Oh, sorpresa! terminan felices y comiendo perdices. A pesar de todo tiene sus puntos: es original de vez en cuando y la protagonizan dos zumbados; siempre han sido muy socorridos los chistes de locos... Si hablo del conjunto, es una película horriblemente presuntuosa, sobreactuada en su mayor parte. Por Dios, ¡qué mala es Jennifer Lawrence!. Lo único bueno que tiene es su físico. Se ve que el director opinaba lo mismo porque perdí la cuenta de los planos de su trasero que aparecieron. No es nada natural, no actúa bien, tiene una voz tan forzada en determinadas escenas... Me parece que todo está metido con calzador: la chica mona del momento, el tío más sexy de este año, la música indie para darle un toque independiente al producto, Robert de Niro para darle un poco de seriedad al proyecto ... A pesar de estar este último en sus horas bajas, da gusto verle en pantalla. Cuántas clases de interpretación debería haber dado a sus compañeros de rodaje... Durante las dos horas de película no consigue emocionarme en ningún momento. No logro conectar con ninguno de los personajes. Cada segundo me da la sensación de que me están intentando colar el "producto perfecto" y me irrito aún más. Solo le dio un punto al guión. Pero señores, ¿Nominada a los Oscar como mejor película, a mejor actor o mejor actriz?. ¿Tan malo ha sido el año que esta es su mejor oferta?. Por más que intento encontrar críticas que compartan mi opinión, apenas las encuentro. El 99% de la población opina que es maravillosa. ¿Qué está pasando? Será que el fin del mundo realmente está próximo...

Al viento

Comedia Drama Romance Sin categoría
5.2

Al viento Se graduó de una prestigiosa escuela secundaria en Varsovia y entró en medicina en Londres. Trabaja como monitor de kitesurf a la orilla del mar, gracias a lo cual combina ganar dinero y pasión. Se encontrarán en Hel. El insólito encanto del chico hace que la chica supere sus límites y se adentre en un mundo completamente desconocido del kitesurf, la música y la diversión. El sentimiento que surge entre ellos no agrada a su familia ni a sus amigos. ¿Es la relación de Ania y Michal lo suficientemente fuerte como para superar las adversidades y convertirse en algo más que un amor de vacaciones?