El exorcista: El comienzo

5.2
El exorcista: El comienzo Precuela de "El exorcista" (The Exorcist, 1973), de William Friedkin, que relata el primer encuentro del padre Lankester Marin (Stellan Skarsard) con el diablo, en África, durante la Segunda Guerra Mundial.   El exorcista: El comienzo Critica A los ejecutivos no les gustó la versión de Schrader. De acuerdo, pero de ahí a hacer un refrito de varias películas de culto (principalmente adolescente), a elegir a un director modernillo y flipadillo, y, finalmente, a empeorar aún más el guión, hay mucho trecho. Aunque tampoco sea para tirar cohetes, por lo menos en la versión de Schrader no tenemos que soportar tanta apatía en los actores (derivada seguramente de las prisas), tantas vísceras gratuitas, tanto efecto digital ni tantas moderneces innecesarias en la edición; cosas que, al final, restan verosimilitud y alejan al espectador exigente de la historia. El ridículo final, el "videoclip" del parto, el tuya-mía con las posesiones... son demasiadas tonterías.  

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Latino 11/11/2020 1.88 GB 410 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Amores Prohibidos (Mothering Sunday)

Drama Romance Sin categoría
5

Amores Prohibidos (Mothering Sunday) 30 de marzo de 1924, Beechwood (Inglaterra). El matrimonio Niven, perteneciente a la aristocracia inglesa y que ha perdido a sus hijos en la guerra, se prepara para celebrar el Día de la Madre y el compromiso de Paul, el hijo de sus vecinos, con Emma Hobday. Los Niven han dado el día libre a su criada, Jane Fairchild, huérfana de nacimiento y, durante siete años, amante de Paul. Con la casa vacía, Paul y Jane se encontrarán por primera vez en el dormitorio de Paul. La joven pareja dará rienda suelta a la pasión clandestina sabiendo que la aventura llega a su fin y que será su último día como amantes...

Chica skater

Drama Sin categoría
8

Chica skater Prerna, una adolescente de la India rural, alcanza la mayoría de edad cuando se inicia en el skateboard. Como consecuencia, tiene que luchar contra toda probabilidad para seguir sus sueños y competir en el campeonato nacional.

Lucy

Acción Ciencia ficción Sin categoría
6.3

Lucy, una joven obligada a ejercer de mula de una nueva y potente droga, adquiere de repente enormes poderes sobrenaturales cuando la bolsa de la droga se rompe y los narcóticos entran en contacto con su cuerpo. Entonces, su cerebro comienza a aumentar la capacidad de uso hasta poder ser utilizado al 100%, convirtiéndose en una máquina letal con habilidades extraordinarias.   Lucy Critica Hacía tiempo que no iba al cine en un día de estreno (siempre suelo dejar pasar dos o tres semanas para evitar las aglomeraciones) y ya se me había olvidado lo que es que se te sienten dos maleducadas detrás comiendo como gorrinas y arrugando bolsas de plástico sin pudor como si estuvieran en el salón de su puta casa; dos niños a mi derecha aburridos como monas, aunque la culpa es de los desaprensivos de los padres que les traen a ver una película a todas luces inapropiada; y un gilipollas a mi izquierda que se pasó la película poniendo risas prepotentes, en plan ‘estoy tan por encima de esto…’ cada vez que hay un pelea o un tiroteo. Pero el caso es que ni unos ni otras me amargaron una película que ha cumplido mis expectativas en cuanto a ciencia-ficción, imaginación y espectáculo. Cuando vas a ver una película de Luc Besson (cosa que claramente no hizo el gilipollas de mi izquierda) sabes que la película no va a estar limitada por conceptos físicos como tiempo o espacio ni académicos como una narración lineal o estructurada. Si Luc Besson te puede aclarar algo con un flash-back de cinco segundos que retrotrae 3 millones de años metido a cuchillo o una secuencia de diez segundos de reproducción celular insertada a cholón en mitad de una frase, no se tira diez minutos de explicaciones, silencios o diálogos que traigan a colación la primera vida en la tierra o la mitosis celular. Puede que no sea cinematográficamente ortodoxo pero sí extraordinariamente honrado con la entrada que he pagado. El resultado es una película directa, vertical que cuenta lo que tiene que contar, sin espacio para florituras, con el endiablado ritmo que requiere meter 24 intensas horas de la historia en hora y media de metraje. Obviamente, “Lucy” no resiste un análisis científico medianamente minucioso (coño por algo es una película de ciencia-ficción y no un documental) pero no requiere una apertura mental desmesurada para aceptar que si la premisa de base fuese cierta y un ser humano pudiera usar el 100% de su capacidad cerebral, las consecuencias podrían (por Dios, subrayemos eso de ‘podrían’, en condicional) ser las descritas. De todos modos hay más acción que ciencia-ficción con escenas de peleas, tiroteos y persecuciones enormemente entretenidas y bien coreografiadas, sin lugar para el aburrimiento, amortizando los 9,10 euros en cada plano. Acertada elección de Scarlett Johansson, una de las actrices mejor dotadas para la interpretación que no se avergüenza de hacer papeles de acción, de Morgan Freeman y, sobre todo, de mi idolatrado y absolutamente camaleónico Choi Min-sik (el Oldboy original, Mr.Vengueance o el malísimo de “Encontré al diablo”). Su internacionalidad globaliza una película que (con dirección y financiación francesa) corría el riesgo de caer en el regionalismo y los vicios cinematográficos galos. Muy recomendable si os queda presupuesto después de un verano intenso con “Guardianes de la Galaxia” y “Transformers IV” (no engaño a nadie sobre mis gustos) y mensaje final para los plastas impresentables que me rodearon en el cine: a las marranas de detrás, que se vayan a ver “Infiltrados en la universidad” que seguro que habrá más maleducados como ellas; a los niños de la derecha, que tienen que llorar más para insistir a sus padres que lo que les gusta es “Como entrenar a tu dragón 2” y al imbécil de la izquierda (muy kultureta pero no pudo dejar escapar un soez y prescindible comentario sobre las piernas de Johansson) que si yo fuese capaz de usar el 90% de mi cerebro le convertiría en pantalla de cine y proyectaría sobre él películas de Almodóvar y Von Triers las 24 horas.

La trampa de la araña

Sin categoría Suspense
5.2

La trampa de la araña Rodeado de mentiras y engaños, el veterano agente secreto Adereth (Ben Kingsley) se da cuenta de que no es capaz de distinguir entre sus aliados y los enemigos. Tras detectar que el sistema de producción de armas químicas sirias está corrupto, y después de afrontar un impactante secuestro, Adereth decide ir en busca de respuestas. En el camino conocerá a Angela (Monica Belluci), que se convertirá en una pista clave en su investigación. La hostilidad de sus aliados, junto con el dudoso pasado que lo persigue, deja a Adereth atrapado en una compleja red de desconfianza en este inteligente y apasionante thriller de espías.   La trampa de la araña Critica la película no transmite nada en particular todo pasa muy lento y uno se aburre demasiado, hace mucho tiempo que no me aburría tanto con una película, muy vulgar.

Por la gracia de Dios

Drama Sin categoría
7.3

Por la gracia de Dios Alexandre (Melvil Poupaud) vive en Lyon con su esposa e hijos. Por casualidad, se entera de que el sacerdote que abusó de él en un campamento de verano cuando era niño, sigue trabajando con menores. En busca de justicia, Alexandre se lanzará a un combate al que se unen François (Denis Ménochet) y Emmanuel (Swann Arlaud), otras víctimas del sacerdote, con el fin de liberarse de sus sufrimientos a través de la palabra. Pero las repercusiones y consecuencias de sus testimonios no dejarán a nadie indemne.   Por la gracia de Dios Critica Cuando eres niño, el mundo de los adultos es un enigma indescifrable. Poco a poco vas aprendiendo cómo se comportan y lo que pretenden con sus conductas, porque una cosa es lo que proclaman y otra muy diferente es lo que en realidad hacen. Si tienes la mala fortuna de encontrar en tu camino a una persona que te somete a abusos físicos o sexuales, entonces cuesta expresar lo que pasa. Además, cuando lo que te ocurre tiene que ver con la sexualidad – un tabú donde se mezclan la curiosidad, el secreto, el sentimiento de culpa o el silencio de tus allegados – entonces te falta la capacidad para elaborar una respuesta fluida y natural con la que abordar esa tropelía. Quizás no sea ni lo peor ni lo más dañino que te pueda ocurrir durante la infancia, pero está claro que alguien (el abusador) ha cruzado una frontera y uno mismo (el abusado) no comprende lo que está aconteciendo. Y si, para colmo de calamidades, quien traspasa ese límite es un educador o una persona con autoridad, entonces podemos sucumbir al desánimo o la locura. Los abusos sexuales son una pegajosa y tupida tela de araña que nos atrapa y engulle. Negar los abusos es aberrante. Tratar de encubrir a los culpables es criminal. Y aunque este tema parezca reducirse a los desafueros cometidos – y ocultados – por la Iglesia Católica, no debemos olvidar que ni han sido los únicos ni, quizás, los más abundantes, aunque a buen seguro que dada su vocación salvífica y compasiva puedan – y deban – considerarse los más tóxicos y censurables. Pero también las familias deben cargar con su responsabilidad, al no haber escuchado y entendido lo que estaba pasando. Señalar sólo a los infractores es querer silenciar que hubo muchos cómplices que por comodidad o pereza optaron por hacer dejación de su obligación de estar junto a los más débiles y vulnerables: los vástagos. François Ozon nos propone una exhaustiva crónica sobre la incapacidad de la Iglesia – debido a un inapropiado concepto del perdón que los llevó a creer que los trapos sucios, por el bien de sus feligreses, debían purificarse, con disimulo y sin publicidad, entre bastidores – para encarar y atajar este lacerante asunto. Pero la omisión del deber de amparo y respeto hacia los perjudicados salpica más allá de los claustros y las abadías, facilitando con ello que los agravios se multiplicaran por el mero disimulo o inacción. Quizás la cinta resulte demasiado prolija y envarada, con unos diálogos redundantes y repetitivos, pero su excelente factura y su mirada clemente la convierten en un documento imprescindible para comprender que nunca es fácil encontrar soluciones sencillas a problemas complejos.

Death Saved My Life

Sin categoría Suspense
6.9

Death Saved My Life En la superficie, parece que Jade lo tiene todo, incluida una exitosa carrera de marketing, un esposo admirado y respetado en la comunidad y una hija pequeña a la que ambos adoran. Sin embargo, a puerta cerrada, su vida está lejos de ser perfecta.