Contra lo imposible

7.7
Contra lo imposible Se centra en un excéntrico y decidido equipo americano de ingenieros y diseñadores liderados por el visionario automovilístico Carroll Shelby (Damon) y su conductor británico Ken Miles (Bale). Henry Ford II y Lee Iacocca les dan la misión de construir desde cero un nuevo automóvil con el fin de derrocar el dominio de Ferrari en el Campeonato del Mundo de Le Mans de 1966. Contra lo imposible Critica Este tipo de películas sobre temas tan minoritarios como el automovilismo, y más cuando se trata de una competición algo más desconocida (no es la más popular F-1) y ambientada hace décadas, pueden enfocarse de dos maneras: - una es hacer una cinta que tome como trasfondo el automovilismo, pero buscando ante todo un entretenimiento, espectáculo sin más para los que son aficionados y para los que no (sobre todo para estos últimos, que son la mayoría). Aquí, cualquier parecido con la realidad, tanto en los personajes como en el desarrollo de las carreras, es pura coincidencia, ni se pretende. Ejemplos podrían ser "Días de trueno", o sobre todo la disparatada "Driven", con el inefable Stallone. - la otra sería un tipo de película con rigor histórico y técnico, para reflejar de la forma más fiel posible cómo eran este tipo de carreras. Entonces el problema es que puede convertirse en un pseudo-documental que hará las delicias de frikazos de las competiciones del motor, pero resultará tediosa para el público general, que además no entenderá buena parte de los aspectos técnicos. En esta línea se encuentra la célebre cinta de "Las 24 Horas de Le Mans" de Steve McQueen, y la magnífica "Grand Prix" de John Frankenheimer. En cualquier caso el nicho de espectadores de estas dos claramente son aficionados al deporte del motor. Pero ambas tienen el gran acierto de entregar una recreación dramatizada. Es decir, una historia de ficción con personajes ficticios, aunque tomando como inspiración, respectivamente, una carrera (Le Mans 70) o campeonato real (el mundial de F-1 de 1965), y personajes reales. Se tomaba así la prudencia de no querer contarnos en ningún momento unos hechos reales al 100 %, algo que sí pretende hacer “Le Mans ‘66”, y es ahí donde naufraga estrepitosamente. Una mezcla de ambos planteamientos se produjo, de forma muy acertada, en la estupenda “Rush” de Ron Howard. Pero si esto era lo que se pretendía en “Le Mans ‘66”, el resultado ha sido equivocado, porque al final es una película claramente orientada al espectáculo palomitero con el grave error, que a mi juicio condena la cinta, de querer, presuntamente, contarnos unos hechos y personajes reales. Y no lo hace, porque casi todos los aspectos técnicos, cronológicos, o deportivos que aparecen, están manipulados, o directamente inventados, falseados. Es decir, que el rigor histórico que se supone debe tener, no existe por ningún lado. Director y guionistas juegan con la baza a favor que el 99,9 % de los espectadores de esta cinta no tendrán ni idea de cómo se desarrollaron realmente los hechos que ocupan la película, el célebre duelo entre el gigante norteamericano Ford y el prestigioso Ferrari a mediados de la década de 1960. Para situarnos, convendría saber que en aquella época, el campeonato del mundo de resistencia, con coches tipo GT y sport-prototipos, era una competición con tanto prestigio o más que el mundial de F-1, y la carrera reina era las 24 Horas de Le Mans. Desconociendo esta historia, posiblemente la película incluso dejará un buen sabor de boca: escenas más o menos espectaculares de carreras, sonido atractivo, actores populares… incluso hay buenos y malos, épica, drama... Es decir, que la película cumple correctamente con el factor espectáculo. Y digo correctamente sin más, porque también en el apartado técnico esperaba “algo” más. No está mal resuelta, pero tampoco se hace gala de unos medios técnicos apabullantes. Incluso antes de verla pensaba que habrían utilizado de forma más amplia efectos digitales para recrear ciertos coches de carreras de la época, o diversas zonas del circuito de Le Mans, y luego no es así. De hecho, algunos aficionados echarán de menos un buen número de coches de la época que no aparecen, y peor aún, como varios otros son burdas recreaciones que ni siquiera se parecen a los originales. Resulta sorprendente como la película de McQueen, rodada en 1970, sí era capaz de mostrarnos algunas réplicas extraordinariamente fieles, y en cambio en esta, 49 años después, con unos medios técnicos infinitamente superiores, aparecen algunos coches totalmente falsos, inventados (pocos, cierto, y sólo al final, pero ahí está el dato). Además, algunas escenas en pista de Le Mans quedan desangeladas y se echa en falta algo más de “tráfico” en pista, público, etc. En cuanto a los actores, pues Matt Damon está en su línea, como una paella sin sal, y el que más se esfuerza es Bale, que este sí es un actorazo, pero tampoco será su papel más recordado. Además, por desgracia, el penoso doblaje daña bastante el resultado final. Imagino que en V.O. ganará enteros. Pero vamos al meollo de mi crítica: la historia y su rigor. El guión se basa en el libro de A. J. Baime “Go like hell”, pero mientras que este autor hacía en su obra una versión novelada manteniendo el rigor y con un buen trabajo de investigación, aquí los guionistas se han tomado todas las licencias habidas y por haber, y aunque evidentemente se toman como base unos hechos reales, el error imperdonable es que lo haga con falsedades y gazapos históricos de primer orden. El espectador “normal”, tan feliz, se irá a casa creyendo que ha visto una historia real, pero los cuatro frikazos que saben cómo fue esta historia en realidad (entre los que me incluyo), pues se van pensando que vaya invención peliculera; no se entiende por qué todo debe contarse con tantas mentiras. En “Rush”, aunque los hechos se contaban de una forma que buscaba el espectáculo y llegar al gran público, se respetaban de forma fiel muchos aspectos deportivos, como resultados de carreras, los coches que aparecían, etc, algo entiendo que imprescindible en una historia real llevada a la pantalla, y que además hacía las delicias de los aficionados al motor. En cambio, en “Le Mans ‘66” no sucede lo mismo. En la zona de spoilers dejo unos cuantos ejemplos de ello.

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
10/02/2020 12.58 GB 408 Descargar
10/02/2020 2.72 GB 640 Descargar
10/02/2020 2.72 GB 205 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Naomi

Drama Sci-Fi & Fantasy

Naomi Sigue el viaje de una adolescente desde su pequeña ciudad del noroeste hasta las alturas del multiverso. Cuando un evento sobrenatural sacude su ciudad natal hasta la médula, Naomi se propone descubrir sus orígenes, y lo que descubre desafiará todo lo que creemos sobre nuestros héroes.

Rambo: Last Blood

Acción Drama Sin categoría Suspense
6.4

Rambo: Last Blood Después de luchar contra sus demonios durante décadas, John Rambo vive ahora en paz en su rancho familiar en Arizona, pero su descanso se ve interrumpido cuando Gabriela, la nieta de su ama de llaves María, desaparece después de cruzar la frontera con México con el propósito de conocer a su padre biológico. Rambo, que con los años se ha convertido para Gabriela en una verdadera figura paterna, emprende un desesperado y peligroso viaje para encontrarla.

Cowboys de Filadelfia

Drama Sin categoría Western
6.7

Cowboys de Filadelfia Mientras pasa el verano en el norte de Filadelfia, Cole, un adolescente de 15 años con problemas, se ve atrapado entre una vida delictiva y la dinámica subcultura vaquera urbana de su distante padre. Basada en la novela "Ghetto Cowboy" de Greg Neri.   Cowboys de Filadelfia Critica Una película donde se mestizan partes de cierta trascendencia con otras que la empobrecen. Banda sonora con reminiscencias de blues, algunas notas de jazz, y narración de acontecimientos que no terminan de lograr su objetivo. El resultado es un lánguido espectáculo de afroamericanos desarraigados, de difícil digestión. Yo la calificaría como relleno Netflix. También entiendo que resulta complicado conseguir de manera continuada proyectos estimulantes para ser devorados sin tregua por los consumidores de la plataforma. Difícil para recomendar.

El padrino de Harlem

Crimen Drama
7.9

El padrino de Harlem Cuenta la historia del infame jefe del crimen Bumpy Johnson, quien a principios de la década de 1960 regresó de cumplir una condena de diez años de prisión, para encontrar el vecindario que una vez gobernó en ruinas. Con las calles controladas por la mafia italiana, Bumpy debe enfrentarse a la familia criminal Genovese para recuperar el control.

Las locuras del emperador 2

Animación Comedia Familia Sin categoría
6.3

Las locuras del emperador 2 Después de sus alocadas aventuras con el Emperador Kuzco y Pacha, el entrañable Kronk ha empezado una nueva y feliz vida trabajando como chef en su propio restaurante. Todo parece ir a las mil maravillas hasta que Kronk recibe la noticia de que su padre piensa hacerle una visita. Para que Papi se sienta orgulloso de él, Kronk decide aceptar la ayuda de la astuta y malvada Yzma, que promete convertirle en un “hombre de provecho”. Sin embargo, antes de que pueda darse cuenta, Kronk está metido en un montón de líos, de los que sólo podrá salir con la ayuda de sus amigos, que le enseñan la importancia de ser uno mismo...   Las locuras del emperador 2 Critica Es muy inferior como todas las secuelas de Disney, la película es alegre, pero pierde la energía me a decepcionado mucho, el guion es pobre y los personajes pierden su calidad, el diseño no cambia, y el colorido tampoco, esta secuela es rara y loca. Personajes: Kuzco, en esta peli a perdido pero es pasable. No la veáis, se pierde el tiempo.

Servant

Drama
8.1

Servant Una pareja de Philadelphia, de luto tras suceder una horrible tragedia, crea una grieta en su matrimonio que abre la puerta a una misteriosa fuerza que entra en su hogar.   Servant Critica Crítica escrita tras haber visto la primera temporada completa. M. Night Shyamalan ha vuelto a lograr un muy buen resultado dentro del género de thriller psicológico de terror que se le da tan bien, esta vez en formato serie. También me gustó otra serie en la que participó, “Wayward Pines”, llena de giros sorprendentes marca de la casa. Pues bien, nos situamos en una casa (toda la temporada transcurre ahí prácticamente) donde vive una familia aparentemente normal. Una niñera muy misteriosa llega para cuidar a un niño más misterioso todavía. De entrada, puede recordarnos a títulos como “La profecía” o “La semilla del diablo”, pero pronto me he dado cuenta de que el sello particular del realizador hindú y el resto de directores, le da una personalidad propia. Con una música disonante, una fotografía e iluminación muy estudiadas, ya el primer episodio consigue crear una ambientación muy inquietante casi sin ver nada demasiado perturbador. No hay grandes sustos, pero se crea una tensión constante. Además, es una serie que, independientemente de lo bien que lleva el terror (género aún no muy explotado en producciones por entregas), tiene dos buenos factores: enganchar muy rápidamente, y crear muchísima intriga por ver cómo seguirá el siguiente episodio. Y por supuesto, el realizador nos deja completamente pillados con sus giros y sorpresas argumentales, relacionados con este hijo tan especial. Desgraciadamente, todo el talento y fuerza del primer capítulo, se van perdiendo en una mitad de temporada mucho más descafeinada y con más escenas de relleno, como si no quisieran ir al grano y estiraran el argumento por no tener muchas ideas desarrolladas. Esto se nota especialmente en los capítulos cuarto y quinto. De hecho, en algunos momentos llega a ser frustrante que los personajes principales no tengan un poco más de empeño en obtener respuestas a estos irritantes misterios. Yo me enfadaría bastante con esta maldita niñera tan extraña. Y aquí vuelvo a dar vueltas sobre un tema recurrente con las series. Estoy absolutamente seguro de que más de una de las críticas profesionales y de usuarios que podemos leer en esta página están estrictamente centradas en el episodio piloto, por la inmediatez de escribir la reseña cuando una serie está recién estrenada. Al igual que pasaba con la propia “Wayward Pines”, “Perdidos” o incluso la sagrada “Juego de tronos” (por la octava temporada), creo que es un error bastante frecuente valorar una serie solo por el primer capítulo. Y es que “Servant” es totalmente incapaz de mantener el nivel de esa primera entrega en el resto de episodios. Esa buena primera impresión, no lo es tanto al haber terminado de ver los ocho. Así que creo justo bajarle un poco la nota respecto a ese buen sabor de boca que me dejó la dirección de Shyamalan, que luego con otros directores no ha ofrecido un resultado tan potente. Como curiosidad, podemos ver al amigo de Harry Potter, con muchos más kilos y fumando, nada que ver con cuando estudiaba magia. Supongo que estos actores tan encasillados quieren alejarse lo máximo posible de los papeles con los que todo el mundo los asocia y los seguirá asociando. La escasa duración de los episodios es un punto a su favor. Estamos ya hartos de ver otras en las que, por obligación, tienen que llenar tiempo de cualquier manera, y algunas no saben hacerlo muy bien. Como los de “Servant” no llegan a los 40 minutos ninguno, nunca llega a aburrir mucho. Una serie que seguiré viendo hasta que termine, pero que lo mejor de su primera temporada es su primera media hora.