Hello Again - Ein Tag für immer

5.4
Hello Again - Ein Tag für immer Zazie vive con sus amigos, el mujeriego Patrick y su fiel y dulce amigo Anton, en un piso compartido. Los tres son completamente incapaces de tener una relación. ¿Cómo encontrar el amor verdadero? Cuando Philipp, el mejor amigo de Zazie desde la infancia, le envía una invitación a su boda, se queda atascada en el buzón durante meses. Cuando Zazi finalmente recibe la invitación, se sorprende al descubrir que la boda de Philipp está planeada para el día siguiente y que quiere casarse con la engreída y viciosa Franziska. Franziska es definitivamente la chica equivocada para Philipp, y Zazie decide hacer todo lo posible para salvarlo antes de cometer el mayor error de su vida.

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
HDRip Castellano 23/05/2022 1.65 GB 58 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

La sirenita: los comienzos de Ariel

Animación Familia Sin categoría
6.6

La sirenita: los comienzos de Ariel Mucho antes de conocer al príncipe Eric y poner los pies en la tierra, Ariel era una de las siete hijas queridas del poderoso rey Tritón. Pero los tiempos estaban cambiando en el reino submarino, y la música estaba prohibida. En esta aventura, Ariel, sus hermanas y sus amigos los leales Sebastián y Flounder, se esfuerzan por devolver la música y la amistad al reino de Atlántica.   La sirenita: los comienzos de Ariel Critica Me sorprende que las críticas se vayan tan a los extremos! Yo adoro La Sirenita original, y odié rotundamente La Sirenita 2. Si quieren amar una pelicula, elijan la primera. Si quieren odiar, elijan la segunda. Pero la Sirenita 3, creo que no puede ser ni amada ni odiada. Es una precuela y solo eso, hecha para la televisión al igual que la serie. Insulsa, pero entretiene. Tiene mejor diseño que la secuela, y partes muy graciosas. Además, todos sabemos que los que amamos "La sirenita" en realidad amamos a Ursula, la mejor villana de Disney. La Sirenita 1 brilla con la maravillosa Ursula y sus curvas maliciosas. La Sirenita 2 defrauda con la fallida hermana de Ursula, una raquítica patética. La Sirenita 3 entretiene con una colorida Marina que roza la locura, y no la maldad. Disney debería hacer una cuarta película centrándose en Úrsula. ¿No tengo razón? Ella es la verdadera razón por la cual somos tan duros con las películas donde no aparece.

Spider-Man: No Way Home

Acción Aventura Ciencia ficción Sin categoría
8.021

Spider-Man: No Way Home Peter Parker es desenmascarado y por tanto no es capaz de separar su vida normal de los enormes riesgos que conlleva ser un súper héroe. Cuando pide ayuda a Doctor Strange, los riesgos pasan a ser aún más peligrosos, obligándole a descubrir lo que realmente significa ser Spider-Man.

King Kong

Acción Aventura Drama Sin categoría
6.848

King Kong La suerte de Ann Darrow cambia cuando conoce a Carl Denham, un empresario que lucha para abrirse camino en el mundo del espectáculo. A ellos se une Jack Driscoll, un autor de teatro neoyorquino. Los tres emprenden un viaje que los llevará hasta una remota isla, donde Denham tiene previsto dirigir una película. Allí descubren un ser increíble, un gorila gigante, King Kong, que habita en una frondosa selva, donde criaturas prehistóricas han vivido ocultas durante millones de años. Denham, con un apetito insaciable de grandeza, enseguida ve la fama que puede reportarle la captura del gorila y su exhibición en Nueva York.

Devotion. Una historia de héroes

Acción Bélica Drama Historia Sin categoría
6.714

Devotion. Una historia de héroes Basada en hechos reales. En 1950, cuando la Guerra Fría amenaza la paz internacional, dos jóvenes pilotos de diferentes mundos son aceptados en un escuadrón de élite para su entrenamiento: uno es Tom Hudner (Glen Powell), un soldado impecable. El otro es Jesse Brown (Jonathan Majors), un talentoso piloto, que se convertiría en el primer afroamericano en volar en combate para la Marina de los Estados Unidos. Iniciados juntos en el escuadrón VF-32, Tom y Jesse son llevados al límite para convertirse en los mejores pilotos de combate. donde formarán una firme amistad.

Cuestión de sangre

Crimen Drama Sin categoría Suspense
6.709

Cuestión de sangre Bill Baker (Matt Damon) es un rudo operario de una plataforma petrolera estadounidense que viaja a Marsella para visitar a su hija, en prisión por un asesinato que afirma no haber cometido. Lejos de casa, las cosas no serán nada fáciles para un padre dispuesto a todo para demostrar la inocencia de su hija.

Contra lo imposible

Acción Drama Sin categoría
7.7

Contra lo imposible Se centra en un excéntrico y decidido equipo americano de ingenieros y diseñadores liderados por el visionario automovilístico Carroll Shelby (Damon) y su conductor británico Ken Miles (Bale). Henry Ford II y Lee Iacocca les dan la misión de construir desde cero un nuevo automóvil con el fin de derrocar el dominio de Ferrari en el Campeonato del Mundo de Le Mans de 1966. Contra lo imposible Critica Este tipo de películas sobre temas tan minoritarios como el automovilismo, y más cuando se trata de una competición algo más desconocida (no es la más popular F-1) y ambientada hace décadas, pueden enfocarse de dos maneras: - una es hacer una cinta que tome como trasfondo el automovilismo, pero buscando ante todo un entretenimiento, espectáculo sin más para los que son aficionados y para los que no (sobre todo para estos últimos, que son la mayoría). Aquí, cualquier parecido con la realidad, tanto en los personajes como en el desarrollo de las carreras, es pura coincidencia, ni se pretende. Ejemplos podrían ser "Días de trueno", o sobre todo la disparatada "Driven", con el inefable Stallone. - la otra sería un tipo de película con rigor histórico y técnico, para reflejar de la forma más fiel posible cómo eran este tipo de carreras. Entonces el problema es que puede convertirse en un pseudo-documental que hará las delicias de frikazos de las competiciones del motor, pero resultará tediosa para el público general, que además no entenderá buena parte de los aspectos técnicos. En esta línea se encuentra la célebre cinta de "Las 24 Horas de Le Mans" de Steve McQueen, y la magnífica "Grand Prix" de John Frankenheimer. En cualquier caso el nicho de espectadores de estas dos claramente son aficionados al deporte del motor. Pero ambas tienen el gran acierto de entregar una recreación dramatizada. Es decir, una historia de ficción con personajes ficticios, aunque tomando como inspiración, respectivamente, una carrera (Le Mans 70) o campeonato real (el mundial de F-1 de 1965), y personajes reales. Se tomaba así la prudencia de no querer contarnos en ningún momento unos hechos reales al 100 %, algo que sí pretende hacer “Le Mans ‘66”, y es ahí donde naufraga estrepitosamente. Una mezcla de ambos planteamientos se produjo, de forma muy acertada, en la estupenda “Rush” de Ron Howard. Pero si esto era lo que se pretendía en “Le Mans ‘66”, el resultado ha sido equivocado, porque al final es una película claramente orientada al espectáculo palomitero con el grave error, que a mi juicio condena la cinta, de querer, presuntamente, contarnos unos hechos y personajes reales. Y no lo hace, porque casi todos los aspectos técnicos, cronológicos, o deportivos que aparecen, están manipulados, o directamente inventados, falseados. Es decir, que el rigor histórico que se supone debe tener, no existe por ningún lado. Director y guionistas juegan con la baza a favor que el 99,9 % de los espectadores de esta cinta no tendrán ni idea de cómo se desarrollaron realmente los hechos que ocupan la película, el célebre duelo entre el gigante norteamericano Ford y el prestigioso Ferrari a mediados de la década de 1960. Para situarnos, convendría saber que en aquella época, el campeonato del mundo de resistencia, con coches tipo GT y sport-prototipos, era una competición con tanto prestigio o más que el mundial de F-1, y la carrera reina era las 24 Horas de Le Mans. Desconociendo esta historia, posiblemente la película incluso dejará un buen sabor de boca: escenas más o menos espectaculares de carreras, sonido atractivo, actores populares… incluso hay buenos y malos, épica, drama... Es decir, que la película cumple correctamente con el factor espectáculo. Y digo correctamente sin más, porque también en el apartado técnico esperaba “algo” más. No está mal resuelta, pero tampoco se hace gala de unos medios técnicos apabullantes. Incluso antes de verla pensaba que habrían utilizado de forma más amplia efectos digitales para recrear ciertos coches de carreras de la época, o diversas zonas del circuito de Le Mans, y luego no es así. De hecho, algunos aficionados echarán de menos un buen número de coches de la época que no aparecen, y peor aún, como varios otros son burdas recreaciones que ni siquiera se parecen a los originales. Resulta sorprendente como la película de McQueen, rodada en 1970, sí era capaz de mostrarnos algunas réplicas extraordinariamente fieles, y en cambio en esta, 49 años después, con unos medios técnicos infinitamente superiores, aparecen algunos coches totalmente falsos, inventados (pocos, cierto, y sólo al final, pero ahí está el dato). Además, algunas escenas en pista de Le Mans quedan desangeladas y se echa en falta algo más de “tráfico” en pista, público, etc. En cuanto a los actores, pues Matt Damon está en su línea, como una paella sin sal, y el que más se esfuerza es Bale, que este sí es un actorazo, pero tampoco será su papel más recordado. Además, por desgracia, el penoso doblaje daña bastante el resultado final. Imagino que en V.O. ganará enteros. Pero vamos al meollo de mi crítica: la historia y su rigor. El guión se basa en el libro de A. J. Baime “Go like hell”, pero mientras que este autor hacía en su obra una versión novelada manteniendo el rigor y con un buen trabajo de investigación, aquí los guionistas se han tomado todas las licencias habidas y por haber, y aunque evidentemente se toman como base unos hechos reales, el error imperdonable es que lo haga con falsedades y gazapos históricos de primer orden. El espectador “normal”, tan feliz, se irá a casa creyendo que ha visto una historia real, pero los cuatro frikazos que saben cómo fue esta historia en realidad (entre los que me incluyo), pues se van pensando que vaya invención peliculera; no se entiende por qué todo debe contarse con tantas mentiras. En “Rush”, aunque los hechos se contaban de una forma que buscaba el espectáculo y llegar al gran público, se respetaban de forma fiel muchos aspectos deportivos, como resultados de carreras, los coches que aparecían, etc, algo entiendo que imprescindible en una historia real llevada a la pantalla, y que además hacía las delicias de los aficionados al motor. En cambio, en “Le Mans ‘66” no sucede lo mismo. En la zona de spoilers dejo unos cuantos ejemplos de ello.